Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La violencia de la explotación

Lo que esconde la brutal agresión a rebencazos a un joven trabajador de la caña en Bella Unión.
0
188

Por Gabriel Mazzarovich

El jueves 23 de julio, UTAA denunció que un joven de 20 años, trabajador de la caña de azúcar había recibido una bestial paliza a rebencazos del capataz del establecimiento donde trabajaba, propiedad de Boris Misena, a 11 kilómetros de Bella Unión.

José es el nombre del joven trabajador, que está por recibirse de perito agrónomo, esta era su primera zafra en la caña de azúcar, para ayudar a su familia. El hecho fue repudiado por UTAA, la UNATRA, el PIT-CNT, la bancada de diputados del Frente Amplio. La dimensión pública que adquirió ayudo a que el hecho pasara a la órbita de la justicia y que el Ministerio de Trabajo señalara que estudiaba una sanción a la empresa.

EL POPULAR dialogó con Sergio Pintado, secretario general de la Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA) para conocer más a fondo este hecho y la situación general de los trabajadores cañeros en esta zafra, que está siendo muy buena en términos económicos para los productores, no así para las y los trabajadores.

Pintado explicó que el caso de José está en manos de la Fiscalía, que viene investigando los hechos y que se “trancó” un poco en estos días porque el médico forense que examinó al joven agredido dio positivo de COVID 19, y ambos están en cuarentena. El dirigente sindical denunció que el capataz que agredió a José es “un represor” y que tiene por costumbre “mear” en los tarros donde la gente toma agua.

“Dice que es una broma, para nosotros no es ninguna broma”, sentenció con bronca.

Una lucha constante

Pintado explicó que “nos enteramos del caso de José, un joven trabajador de la caña, al que le habían dado rebencazos y una soberana paliza, atendimos al compañero y nos pusimos a movernos con la denuncia, tanto a la Policía como a la Fiscalía”.

“Una vez constatado todo el tema el botija visita al médico forense, por medio de Fiscalía, se constatan las lesiones y la Fiscalía comienza a hacer un trabajo minucioso de investigación sobre este capataz al que ya ni el nombre me sale ni palabras para calificarlo”

Pintado reconoció que “la Fiscalía está haciendo un trabajo muy bueno, en seguida fueron citadas las partes, en seguida se empezó a mover todo, pero tuvimos un problema: el médico forense dio positivo de COVID 19”.

El dirigente sindical explicó que “eso hizo que Fiscalía cerrara las puertas, están todos encuarentenados, hasta el botija tuvo que guardar cuarentena en su casa. Lo bueno es que ayer los resultados del doctor dieron negativos, así que se retomará el trabajo, y seguiremos en eso, a José el sindicato le puso los abogados”.

Pintado aclaró que “también estamos moviendo la cosa en el Ministerio de Trabajo y el día lunes tenemos una segunda instancia con la empresa”.

Pintado dijo que José, el joven trabajador, está cumpliendo la cuarentena en su casa por el positivo del médico forense que lo vio, y agregó: “esperemos que ahora con el resultado negativo del médico pueda venir para Bella Unión, estamos viendo de ayudarlo a conseguir otro trabajo, para que pueda seguir cinchando, es un gurí bien de familia, que tiene estudios, le faltaban unos meses parar recibirse de perito agrónomo y tuvo que ir a hacer esta changa por la gran necesidad que hay acá en el Norte”.

“Vamos a seguir con el tema en Fiscalía, en el Ministerio de Trabajo y no descartamos alguna movilización de UTAA”, indicó.

Consultado sobre que había dicho el capataz y la empresa sobre la agresión bestial contra el joven trabajador, Pintado dijo que “este tipo (el capataz) es un represor, es un ordinario, es una persona que siente placer en lavarse las manos en el recipiente donde toma agua la gente, en humillar, en mear adentro de los tarros donde la gente toma agua, él dice que son bromas, eso le dijo a la Policía”.

“Para nosotros no es ninguna broma”, dijo Pintado indignado, y lo repitió varias veces en su conversación con EL POPULAR, como necesitando resaltar el tamaño de la barbarie: “Para nosotros no es ninguna broma lo que está haciendo con los trabajadores, compañero”.

“Queremos ir hasta el final, porque la empresa dijo que supuestamente lo echó al capataz por este tema, ahora nos enteramos que él va a trabajar de noche, entonces la empresa es tan culpable como él. Porque es una empresa que hace años viene tratando mal a la gente, no digo con palizas, pero evadiendo el convenio colectivo, no dando condiciones de trabajo y de ahí en más ”, dijo Pintado.

El dirigente sindical de UTAA explicó que “acá es una lucha constante, si bien tenemos un convenio colectivo firmado, es una lucha constante para que se respete, para que se respete a las y los trabajadores. El sindicato tiene que estar todos los días en el campo porque siempre pasan estas cosas. Ahora que estoy hablando contigo venimos de Calpica (a unos 25 kilómetros de Bella Unión) donde nos llegó una denuncia y constatamos que los compañeros están con cero condiciones. No solamente en lo que tiene que ver con el salario y el convenio colectivo, con pésimas condiciones, sin cocina, durmiendo en el piso, durmiendo arriba de tarros de productos tóxicos”.

Pintado informó que “llamamos a la Inspección de Trabajo, pero lo que sí hace falta, es que la Inspección de Trabajo este permanentemente en Bella Unión. Nosotros no podemos llamar y están 3 o 4 días para venir desde Montevideo. Vienen un solo día, inspeccionan solamente el local y dan vuelta para Montevideo. Es una cosa de locos. Queremos que esto funcione de otra forma, que se pongan las pilas para trabajar, para eso les pagan. Tiene que haber presencia permanente de la Inspección en la zafra en Bella Unión. Si no vienen constatan los problemas, se van y no pasa nada. Si los patrones cumplen o no lo constatamos nosotros, el sindicato, con un trabajo minucioso y recorriendo chacra por chacra”.

Noticias relacionadas: 

Comentarios cerrados.