Los desafíos de ANCAP

Walter Sosa: “Si miramos a ANCAP en los últimos 20 años podemos identificar avances notorios”.
0
196

Por Fabricio Mato

 

Walter Sosa asumió 9 de julio como Director de ANCAP en representación del Frente Amplio. EL POPULAR dialogó con él sobre las prioridades de su gestión y los principales temas que hacen al ente petrolero estatal.

 

Walter Sosa nació en Montevideo en 1963, es Ingeniero en Computación egresado de la Facultad de Ingeniería de la UDELAR y Técnico Especializado en Mecánica. Ingresó a la administración pública el 3 de agosto de 1981 como becario en UTE. Fue funcionario en la Central Batlle hasta el 31 de diciembre de 1996 y luego ingresó a la División Sistemas. El 14 de noviembre de 2013 asumió como Director de UTE y el 28 de mayo de 2015 es designado nuevamente para integrar el Directorio de UTE, durante la Presidencia del Dr. Vázquez

Fue militante sindical y ocupó responsabilidades en AUTE. Se afilió a la UJC en 1985 y luego pasó a militar en el PCU. Participó en el FA en actividades de elaboración programática vinculadas al área energética.

 

-¿Cómo piensa abordar tu tarea en ANCAP?

El pasado 20 de julio se realizó el acto de asunción del Directorio de ANCAP y allí me comprometí a defender la empresa pública integrada y estatal, procurando continuar la mejora permanente de la gestión y sus resultados. También manifesté que es una obra colectiva en la que uno, en el marco de su rol, asume una responsabilidad. Y en ese sentido me interesa tener un relacionamiento fluido con los trabajadores y sus organizaciones sindicales conociendo su visión, preocupaciones y propuestas. En estos días además estoy asimilando intensamente la información interna disponible que es muy diversa, como lo es ANCAP.

En cuanto al relacionamiento en el Directorio me toca ser el miembro de la oposición, lo cual implica controlar, plantear las discrepancias cuando corresponda, realizar aportes y apoyar todo lo que sea bueno para el país, en el marco de una visión del papel del Estado que comparto con la fuerza política que promovió mi designación. Obviamente que en el marco de las limitaciones constitucionales que tengo informaré de mi gestión al Frente Amplio y al PCU cuando se me solicite.

 

-Una de las preguntas que siempre surge al comienzo de una administración es que pasará con el precio de los combustibles ¿Qué opinión tiene?

El precio de los combustibles depende de factores externos e internos. Como factores externos tenemos básicamente la variación de la cotización del dólar, el precio en esa moneda del barril de crudo, la carga impositiva, los costos de distribución, entre otros. Fíjate, por ejemplo, que el precio de la nafta súper es $U 54.95, pero sin embargo lo que recibe ANCAP son $U 19,03. Que no quiere decir que sea ganancia. Con ese monto tiene que cubrir todos sus costos, entre ellos el más importante: la compra del crudo. Es decir, ANCAP es solo responsable por el 35% del precio. El resto es, entre otros, básicamente IMESI (que subió) y Margen de la Distribución y Bonificaciones de las Estaciones de Servicio. Por otro lado, hay que tener presente que los costos internos de ANCAP en la elaboración del combustible están fuertemente influidos por la variación del dólar y del precio del barril de crudo. En este año el precio del dólar se incrementó un 17%, aproximadamente y pasamos unos meses con una baja importante en la demanda interna a consecuencia de la pandemia.

El Precio de Paridad de Importación (PPI), sin impuestos, se compara en el caso de la gasolina súper con esos $U 19,03 y en mayo de este año, que es el último dato publicado por la URSEA, se encontraba en $U 21,5. Es decir, lo que recaudaba ANCAP por la nafta súper estaba en esa fecha por debajo del precio del PPI. Ahora el PPI está un peso por debajo, pero tengamos en cuenta que a consecuencias de la pandemia los precios bajaron mucho. Es muy pequeña la diferencia. Pero además tenemos que tener presente para comparar la canasta de subproductos que surgen de la refinación porque no se puede producir solo un producto. De la refinación salen diversos productos que hay que colocar en el mercado.

Eso obviamente no quiere decir que no debemos continuar tratando de mejorar y hacer los máximos esfuerzos para ser más eficientes sin perder la eficacia que es llegar a todos los rincones del país y continuar brindando un producto más económico manteniendo la calidad.

 

-¿Cómo influye en el precio de los combustibles el nuevo escenario con la LUC?

Se ha insistido públicamente que con ella bajaran los precios. Pero a mi entender no se puede determinar a priori que permitirá bajar los combustibles. Lo que establece la misma es que el precio fluctúe en lo que recauda ANCAP en el entorno de los PPI, pero como ya vimos el principal costo de los combustibles no es lo que recauda ANCAP. Por otro lado, no sabemos cómo va a ser la política macroeconómica del gobierno para tratar de estabilizar variables macro como la inflación, etc. y cómo este va a recaudar. En el caso de ANCAP el gobierno obtiene una gran recaudación a través del IMESI. ¿Lo va a bajar? No es lo que ha ocurrido, al contrario, en el mes de abril tuvo su último ajuste al alza. Hoy ese impuesto representa el 48% del precio de la nafta súper. Se ha insistido mucho en los PPI y como ya expresé el problema no está solo allí. Se requiere un análisis más sistémico. Además, hoy tenemos el Gas Licuado de Petróleo (GLP) por debajo de los precios de PPI. Si es necesario bajar lo que recauda ANCAP por el resto de los combustibles ¿qué sucederá con el precio del GLP? A mi entender debería mantenerse porque está asociado a un consumo básico que es la cocción y la calefacción. Hoy los que tienen la Tarjeta Uruguay Social tienen un descuento.

 

-¿Cómo impactan los biocombustibles en la composición del precio?

Impactan dentro de los $U 19,03 que recauda ANCAP por cada litro de nafta súper que cuesta $U 54.95, y de los $U 22,25 que recauda ANCAP por cada litro de gasoil que cuesta $U 40,40. Es un porcentaje en el entorno del 10% de lo que recauda ANCAP. Lo que afecta es el margen de ANCAP.

 

-¿Cuál es el futuro de ALUR?

ALUR es una subsidiaria que tiene dos plantas. Una en Paysandú y otra en Bella Unión. La de Bella Unión claramente es un emprendimiento socio productivo. Allí hay productores cañeros grandes que tienen importantes ganancias fruto de la disminución de costos que posibilita su escala. Y hay pymes con márgenes bastante inferiores. Trabajan muchas personas con dificultades económicas. Y eso es bueno porque no concentra la ganancia en pocas manos. Ahora también es cierto que tenemos que mejorar los rendimientos. Si Alur colabora para que los niños no coman pasto como sucedía previamente al 2005, yo estaré de la vereda de la defensa de la industria nacional y el desarrollo productivo en el norte del país.

Tenemos que continuar trabajando para mantener las dos plantas que dan trabajo, tan necesario a nivel local y mejorar los resultados.

 

-En estos días los sindicatos se han movilizado preocupados por el sector del Portland, ¿se va a cerrar Portland? ¿Cuál es el futuro del negocio?

ANCAP es verdad que tiene resultados negativos en el Portland desde hace varios años y también es verdad que en los últimos años esos resultados negativos han disminuido. Desde mi punto de vista debemos hacer los mayores esfuerzos para mantener las dos plantas porque son importantes para el país y para las poblaciones locales. Pero para ello se requiere un abordaje sistémico. Nosotros, en ANCAP, debemos tratar de que sea más eficiente pero también vale señalar que tenemos una capacidad ociosa superior a la que tienen los países de la región y ahora además se va instalar otra planta por un privado que aumentará la capacidad ociosa del país y por efecto de la ley de la oferta y demanda presionará a la baja los precios afectando los márgenes. Además, presionará para disminuir la participación de ANCAP en el mercado. Eso se puede ir corrigiendo si el país trata de desarrollar políticas expansionistas en obras tanto públicas como privadas y que faciliten nuestra penetración regional que nos permitan tener una demanda mayor y cubrir mejor nuestros costos fijos. Es decir, requiere un abordaje sistémico a nivel del país. De lo contrario el sector seguirá teniendo pérdidas.

También corresponde señalar que cuando asumimos ya estaba un equipo consultor estudiando diferentes escenarios, pero aún el Directorio no ha realizado su propio análisis ni se ha tomado ninguna decisión. Se mantuvo una reunión informativa con los sindicatos y se invitó a FANCAP a participar de estos estudios e incorporar al análisis su visión y alternativas. Es un tema muy importante y hay que escuchar a todas las partes.

A mí me van a encontrar trabajando para tener propuestas que continúen mejorando los números de la industria del cemento portland como sucedió en los últimos años. Yo no quiero que se reitere una situación similar a la sucedida en el año 92 con el cierre de la planta de El Espinillar. En mi concepto las empresas deben ser rentables, pero también opino que, en el caso de los Entes del Estado, deben tener en su ADN el concepto de la Responsabilidad Social.

 

-Se ha hablado mucho sobre la situación de ANCAP, al asumir su función ¿cómo la encontró?

Se han logrado mejoras importantes en los últimos años: se fue mejorando la situación económica de la empresa luego de un período de grandes inversiones y mejoraron la calidad de los procesos laborales. Específicamente fueron mejorando los resultados operativos, las ventas de combustible al mercado interno sin considerar UTE, los ingresos netos a pesar de que aumentaron los costos asociados a los márgenes de distribución y las bonificaciones a las estaciones de servicio, el IMESI, los fideicomisos y los costos de ventas.

Han mejorado los resultados operativos de combustibles, lubricantes y gas natural. Además, disminuyeron las pérdidas en portland. Mejoró la liquidez, el

apalancamiento y la rentabilidad de ANCAP. Si miramos a ANCAP en los últimos 20 años podemos identificar avances notorios. Sólo recordemos que se han invertido más de 1.280 millones de dólares en los últimos 15 años, que hoy dan frutos. En Minas con inversión en horno y cambio de matriz energética, en la refinería con la mayor inversión ambiental que tuvo el país, quitando el azufre de los combustibles, por mencionar solo algunas.

También es cierto que en ese proceso ANCAP ha tenido y tiene dificultades. Pero nosotros conocíamos esa realidad en términos generales y uno asume lo que tiene que hacer tratando de pensar a futuro y cuál va a ser su contribución.

 

-¿Se reorganizará la gestión?

La gestión tiene que mejorar continuamente. No hacerlo en un mundo tan cambiante y desafiante es ser suicida. Pero las decisiones tienen que ser meditadas y con una mirada de largo plazo que debe ir más allá de una administración porque empresas del tamaño y la importancia de ANCAP no se deben gestionar a los vaivenes del gobierno de turno. Además, las transformaciones se hacen con las personas y no de espaldas a ellas.

Hay que tratar de ser más eficiente porque se trata de asegurar que nuestros productos lleguen a cada rincón del país al mejor precio posible y con la calidad requerida. Asegurar el abastecimiento como objetivo fundamental para el país. Hasta la fecha ese objetivo ANCAP lo ha mantenido con absoluta eficacia. Es un valor a conservar.

 

-También se ha hablado mucho de las empresas vinculadas que tiene ANCAP, ¿Cuánto representan las empresas vinculadas en los ingresos de ANCAP?

El 96% de los ingresos de ANCAP es por combustibles. El 4% restando está vinculado a las empresas vinculadas.

 

-El gobierno ha manifestado que quiere hacer auditorias. ¿Qué opina?

Que se realicen las que considere el gobierno. Acompañaré todas las que se propongan, siempre que no tengan un trasfondo político de revanchismo sino de mejora en la gestión. Recordemos que los socios de este gobierno presentaron en el año 2015, 23 denuncias contra ANCAP y la justicia no encontró ningún elemento que ameritara procesamientos, con la excepción de unos gastos con tarjeta corporativa por parte del compañero Sendic. La justicia realizó todas las auditorias e investigaciones que fueron solicitadas.

 

-Hablemos de proyectos a futuro o en marcha, la anterior administración promovió un proyecto para la generación de Hidrógeno como combustible para el transporte pesado. ¿Tiene información sobre el mismo?

Creo que es un proyecto muy importante. Cuando estuve en UTE lo seguí muy de cerca. En el mundo se está avanzando mucho en esa dirección. Uruguay no puede quedar al margen de esa realidad y de las investigaciones que se hacen. Si solo nos concentramos en los desafíos actuales y no nos anticipamos al futuro podemos correr el riesgo de quedar afuera. Se debe continuar con un abordaje multi institucional.

 

-¿La exportación de excedentes de combustible es una posibilidad para esta administración?

Hasta la fecha cuando la producción de la refinería tiene excedentes de algunos de sus productos, no ha encontrado dificultades para su colocación en el exterior. Y no las tuvo porque los costos de ANCAP no son altos en la región. Allí no aplican los impuestos ni los costos de distribución local. Ni todo tuvo un principio en el 2005 ni tampoco lo habrá en el 2020. En el 2020 no se va a reinventar la rueda.

 

-Hay una discusión sobre la construcción de un muelle en la terminal de Paysandú. ¿Qué opinión tiene al respcto?

Desde mi punto de vista es una inversión demandante, como en su momento lo fue la planta desulfurizadora en la Refinería La Teja.

Es necesaria. Asegura la descarga en condiciones de seguridad. Por lo que he podido  informarme en estos días desde que asumí la necesidad se vincula a la seguridad en la descarga. Hoy la seguridad de la descarga está condicionada por el clima lo cual disminuye la ventana de tiempo operativa. Además, el muelle eventualmente puede ser usado con otros fines generando ingresos a ANCAP.

 

-¿Cuál es el futuro de las plantas de distribución de combustible que tiene ANCAP en distintos puntos del país?

Están ubicadas estratégicamente y garantizan la distribución en cada rincón del país

 

-En la presentación del Presidente de ANCAP en el acto de asunción del Directorio se mostraba una evolución descendente de cantidad de funcionarios en los últimos años. ¿Cuál es la situación con el número de funcionarios?

Estamos en el mínimo histórico de los últimos 11 años y por debajo de lo necesario. En ese sentido me preocupa seriamente la política de no cobertura de dos tercios de las vacantes que nos indica OPP. Creo que la realidad de cada empresa es diferente y requiere abordajes que contemplen esa realidad.

 

-¿Qué relevancia le otorga a la protección del medioambiente? ¿Qué acciones se pueden tomar?

El cuidado del medio ambiente debe ser una preocupación permanente de cualquier administración. La naturaleza exige que disminuyamos los impactos ambientales producto de las actividades que desarrollamos los seres humanos. Sus efectos negativos ya son muy evidentes y para todas las especies del planeta. La gestión debe incorporar como parte de ella los cuidados medioambientales. No es un tema del que nos preocupamos además de la gestión empresarial. Debe estar integrada a ella. En la administración anterior se inició un proyecto que se denominó Bahía Limpia. Sabemos que ANCAP puede contribuir mucho a ello. Me parece que debemos continuarlo. Era un proyecto interinstitucional. Pero reitero está y debe continuar estando integrado los aspectos medioambientales en todos los procesos de ANCAP.

 

-Finalmente, en estos días se estará definiendo el Presupuesto Nacional. ¿Cómo viene en ANCAP este tema?

Absolutamente preocupante. Solo es posible ejecutar en este año 12 millones de dólares. Es totalmente insuficiente. Tendrá consecuencias y mayores riesgos que en su momento daremos a conocer.