41 aniversario del triunfo de la Revolución Sandinista

Con el sandinismo Nicaragua avanza en el nivel de vida de su pueblo.
0
130

Por Rony Corbo

Este 19 de julio, a diferencia de años anteriores y producto del coronavirus, los sandinistas no saldrán masivamente desde la noche anterior, como lo hacen habitualmente, a celebrar el derrocamiento de los 43 años de la dictadura de los Somoza (los que mataron a Sandino) por una amplia coalición de fuerzas liderada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Con ejemplo en la triunfante Revolución cubana un grupo de jóvenes liderados por Carlos Fonseca Amador se planteó hacer realidad el sueño de Augusto Cesar Sandino de liberar la patria nicaragüense o morir en el intento.
No se puede entender el proceso de la “Nicaragua libre y luminosa” sin la participación de los contingentes internacionalistas. Un día como hoy 16 de Julio caía en combate en Meme Altesor, tres días antes del triunfo revolucionario. Zitarrosa lo inmortalizo en “Desde el Exilio” cuando dice “Hace poco que “Pedro” se murió en Nicaragua. Ayer mismo llegaron los diarios clandestinos del Uruguay. Hoy lunes, la ciudad de Managua me recibe y me extiende la mano de Sandino”.
Para el mejor recuerdo de los uruguayos queda la participación de nuestros compañeros en la Columna Sur de Nicaragua. Y para el mejor recuerdo de los comunistas decir que junto al Meme Altesor estaba también su hermano Iván, Escudero, Montano, Ibarburu, compañeros del Partido y la UJC que cumplieron nuestro legado internacionalista en la patria de Sandino.
Comenzaba así la primavera popular en Nicaragua, que los Estados Unidos desestabilizarían desde el inicio, tomando como centro la base de Palmerola en Honduras, donde se entrenaron y prepararon “los contra” por orden del presidente norteamericano Ronald Reagan.
Luego vino la primera etapa de la revolución con avances notables en todos los rubros, la presión de los Estados Unidos y la pérdida del gobierno en 1990 con la candidata impulsada desde Washington, lo que hundió al país centroamericano en la miseria con la aplicación de políticas neoliberales.
Pero el sandinismo no se rindió. Las luchas sociales contra las políticas neoliberales dotaron de nuevas formas organizativas al Frente Sandinista y la Juventud Sandinista, quienes en las calles con imponentes movilizaciones defendían los logros de la Revolución.
En la etapa neoliberal en Nicaragua (1990 a 2006), más de 2 millones de personas se transformaron en pobres. Esto llevó a que el 82 por ciento de la población, es decir, más de 4.2 millones de personas, vivieran bajo el umbral de la pobreza y más de 2.1 millones de nicaragüense en la indigencia.
Un 33 por ciento de los niños nacidos en ese periodo eran analfabetos. Llegaron a ser casi 1 millón. Los recortes de salud llegaron incluso al cierre de hospitales. El hambre campeaba.
La luz eléctrica privatizada a manos de la española Unión Fenosa llevó al período denominado popularmente de “alumbrones” donde había luz en promedio tres horas al día.
En síntesis la aplicación de las políticas del Consenso de Washington significó para Nicaragua hambre, desnutrición infantil, pobreza extrema, grandes transferencias del sector público al privado con una concentración de la riqueza en pocas manos.

La nueva etapa sandinista
Con el giro a la izquierda de Latinoamérica y la llegada de Hugo Chávez al gobierno en Venezuela en 1998, comienza una nueva etapa también en Nicaragua. Y nombrar a Chávez en este caso no es antojadizo, Hugo Chávez fue fundamental en el rápido despegue de Nicaragua cuando el sandinismo con Daniel Ortega ganó el gobierno, firmando importantísimos acuerdos, por ejemplo en el marco de Petrocaribe para devolver rápidamente la posibilidad de que la población tuviera luz eléctrica. Ni que hablar los diversos programas sociales que se implementaron y la creación del ALBA con una concepción de integración solidaria.
Las transformaciones emprendidas por el gobierno sandinista han sido notables en sectores como la salud, la educación, el combate a la pobreza, a la extrema pobreza y a la desnutrición, en la construcción de carreteras y caminos, además de políticas productivas exitosas.
En 2007 el primer decreto que emite el presidente comandante Daniel Ortega al asumir el gobierno, es restituir el derecho a la educación pública gratuita y de calidad.
Desde el triunfo del Sandinismo en 2006 a hoy, y a pesar de toda la injerencia norteamericana acrecentada en los últimos años con el intento de golpe de estado, Nicaragua ha reducido la pobreza del 42.5% en el año 2007 al 24.9 % en el 2018 y la pobreza extrema del 14.6% en el 2007 al 6.9% en el 2018, avances que han sido reconocidos por la Organización de Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO).
Ello es producto de que en los gobiernos del FSLN se ha triplicado el presupuesto de combate a la pobreza (pasando de 14 mil a más de 50 mil millones de córdobas), se ha cuadruplicado el presupuesto para el gasto social (de 12.2 a 45.8 mil de millones de córdobas), se ha cuadruplicado el programa de inversión pública nacional (6.9 a más de 24.0 mil millones de córdobas al 2019).
Se han triplicado los presupuestos anuales de educación y salud, pasando en educación de 3,553.0 millones, en el 2007, a más de 14.5 mil millones en el año 2017 y en salud, pasando de 3,892.0 millones en el 2007 a 16,022 millones en el 2017.
Del 2007 al 2019 el gobierno sandinista ha construido un total de 356 unidades nuevas de salud en todo el territorio nacional contándose además con un centro de alta tecnología con resonadores magnéticos y tomógrafos, 66 clínicas móviles totalmente equipadas, todo ello reconocido por la OPS y OMS (Organización Panamericana y de la Organización Mundial de la Salud) lo que ha sido fundamental en la lucha contra la pandemia del coronavirus.
En educación, Nicaragua ha ampliado la construcción de nuevos centros educativos, la construcción de aulas multigrados, la dotación de mobiliario y equipos y la reparación, rehabilitación y mejoramiento de las escuelas de primaria y secundaria. Se han instalado 522 centros de educación a distancia, 742 liceos de secundaria con las aulas digitales móviles. Se incrementó el número de educadores y maestros de 41 mil en el 2007 a 52 mil en el año 2019. Se ha implementado en las escuelas primarias la enseñanza del inglés como segunda lengua y los estudiantes cuentan con acceso gratuito a internet en 120 escuelas y para el 2019 la población estudiantil de primaria, secundaria y de estudios técnicos ya era de 2.3 millones de alumnos.
En 2007 solamente el 54% de las familias nicaragüenses poseían energía eléctrica. Con la reestatización de la luz en 2019 se alcanzó una cobertura nacional del 97% de la población.
En 2019 la cobertura del agua potable en las zonas urbanas era de 92.5% y en las zonas rurales de 54% con más de 500.000 nuevas conexiones en todo el país.
En materia de vivienda se construyeron más de 120.000 viviendas dignas y se siguen ejecutando proyectos de vivienda social en todos los departamentos del país. Se han entregado a familias más de 150.000 títulos de propiedad, mayoritariamente a mujeres jefas de familia. Son las jefas de familia además, quienes reciben la ayuda de los diferentes programas sociales y alimentarios.
En programas sociales se cuenta con 40 programas y proyectos sociales de lucha contra la pobreza entre ellos: la merienda escolar, la mochila escolar, paquetes alimentarios, micro créditos para pequeños negocios en el campo, patio saludable, usura cero, el programa producción alimentario y de apoyo a emprendedores, de capacitación y asistencia técnica a productores, etc.
Por último este 19 de Julio por primera vez no estará quien fuera combatiente y Secretario De Relaciones Internacionales del FSLN Jacinto Suarez, quien vive en la lucha de su pueblo. Vaya nuestro recuerdo.
“Dedico muchos esfuerzos a Nicaragua, que tan admirablemente lucha por mantener su soberanía frente a los Estados Unidos que quisieran aplastarla” (Julio Cortazar, 1982, carta a su madre en “Cartas”).