¿ A favor o en contra?: Chile en su laberinto hacia una nueva Constitución

El próximo domingo Chile tendrá que responder a la pregunta ¿A favor o en contra?.

Será la segunda vez que millones de chilenos decidan, plebiscito mediante si aprueban o rechazan una nueva propuesta constitucional tras cuatro años de intentar transformar la Carta Magna del país.

Surgida como alternativa luego de los estallidos sociales de 2019, el primer intento de aprobación de una nueva Constitución en 2022 trajo como resultado que el 62% de los votantes rechazó el texto entonces presentado.

La nueva propuesta ha sido elaborada por un consejo con una peculiar mayoría de la derecha, visible por la mayor representación del partido Republicano, una organización de extrema derecha que fuera fundada por el excandidato presidencial José Antonio Kast.

Esta representación mayoritaria de la derecha chilena es la que explica las principales diferencias entre el primer texto rechazado y el que el domingo tendrán que decidir los chilenos.

El sufragio del domingo, que es obligatorio, tendrá dos opciones «A favor» o «En Contra».

Estudios de encuestadoras aseguran que los chilenos rechazarían este segundo texto, en dicho caso se mantendrá la actual Carta Magna originada en los tiempos de la dictadura militar y reformada posteriormente por los sucesivos gobiernos democráticos.

Expertos consultados por DW han señalado que el nuevo texto “refleja los intereses que se expresan en la mayoría del Consejo Constitucional”.

De acuerdo a Claudio Fuentes, politólogo y profesor de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales (UDP) consultado por el medio de prensa, la nueva propuesta “refleja una concepción de derecha de la Constitución» .

Ello es observable, añadió el académico, en las normas relacionadas con los temas de «familia, aborto, protección de la propiedad”.

La propuesta, sentencia el experto, «prioriza una noción centrada en el crecimiento económico más que en la sustentabilidad, y un fuerte acento en aspectos valiosos, en lo que concierne a la identidad nacional, entre otros».

En ese mismo sentido opinóDanilo Herrera, analista político especializado en procesos constitucionales, quien dijo a DW que, si se mira de forma preliminar al texto presentado, “no va a encontrar demasiadas diferencias», lo que pasa, agregó es que «en el texto particular, en la letra chica, como decimos en Chile, vamos a encontrar una profundización del modelo neoliberal, que el país ha adoptado desde la dictadura de Augusto Pinochet».

Ideológicamente analizada, señaló Fuentes al medio de prensa, «la propuesta sigue una misma línea, aunque se produce un híbrido entre aspectos conservadores, con la adición de algunos derechos tradicionalmente liberales, como la protección de la libertad de pensamiento, reconocimiento del Estado social de Derecho, y de los pueblos indígenas, por citar algunos».

El órgano encargado de generar el anteproyecto de nueva Constitución fue la denominada Comisión Experta “a partir de 12 bases fundamentales e institucionales, límites creados para no repetir los errores del fallido proceso de la Convención Constitucional en 2022”, se lee en la página web de la fundación Piensa.

Correspondió al Comité Técnico de Admisibilidad el encargo de velar por el cumplimiento de dichas bases en el anteproyecto creado por el Comité de Expertos.

Mediante elección popular, los chilenos eligieron a 50 consejeros constitucionales quienes formaron el tercer órgano redactor con la tarea de crear, en base al anteproyecto, la propuesta que se plebiscitará este 17 de diciembre con las opciones “A favor” o “En contra”.

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas