Construyan, pero no ensucien: un convenio para un mejor medioambiente

0
19

En la jornada de este miércoles fue firmado un convenio entre la intendencia de Montevideo, representada por la ingeniera Carolina Cosse, el Ministerio de Ambiente, representado por el ministro Adrián Peña y representantes de la Cámara de la Construcción.

El objetivo del mismo, señala la información de la comuna capitalina, es “minimizar la disposición informal de escombros en sitios vulnerables, como cuerpos de agua y fomentar su valorización”.

El convenio permitirá que “las obras civiles que se realicen en la ciudad cuenten con un sistema de gestión específico de sus residuos”, lo que determina que, a partir de este momento, “para su correcta disposición y posterior valorización las Obras en Montevideo deberán contar con un sistema de gestión de residuos”.

“Ello significa”, agrega la información de la Gacetilla de Prensa de la intendencia, “la formalización de un proceso de trabajo colectivo con los principales actores del sistema, que permitió generar acuerdos y asumir responsabilidades para cada parte, según la Ley de Gestión Integral de Residuos (19.829). En ese sentido, esta legislación determina que la responsabilidad de los residuos es del generador”.

En el convenio firmado queda establecido “que todas las obras que se ejecuten en Montevideo deben tener un sistema específico para este tipo de residuos, de forma tal que se incluya su clasificación durante el proceso, y, por tanto, se posibilite su valorización”.

Corresponderá a la comuna, la fiscalización del cumplimiento de lo dispuesto, por parte de las obras que contemplen este sistema en su ejecución.

Los llamados Residuos de Obras Civiles (ROC) se conforman por los desechos de la construcción, demolición y tierras de excavación, ellos representan, se señala, “cerca del 31% de los residuos que llegan al sitio de disposición final Felipe Cardoso”.

La inexistencia hasta la fecha, “de un plan de gestión específico para su disposición” han producido dificultades en el funcionamiento de la planta, ya que su gestión informal e irregular, generan altos impactos ambientales negativos.

A partir de la firma del Convenio, se señala, “la Intendencia promulgará una resolución sobre la gestión de los residuos de obras civiles propias, con el objetivo de minimizar la generación y gestionar sus residuos de forma clasificada”.

En pos de ello, los residuos de obras civiles serán clasificados en cuatro líneas que se gestionarán de forma específica:

“- Las tierras fértiles (horizonte A y B, rico en materia orgánica) irán al Servicio de Áreas Verdes de %la Intendencia y al Vivero Municipal, para ser utilizadas en plazas, parques u otros lugares.
– Las tierras de excavación (tierras limpias) se destinarán para rellenos de predios que lo necesiten.
– Los escombros limpios se enviarán a predios previstos por la Intendencia y las empresas constructoras.
– Los escombros mezclados o sucios se dirigirán a Felipe Cardoso para su disposición final”.

Ello minimizará, concluye la información de la comuna capitalina, “el ingreso de ROC al Sitio de Disposición Final de Residuos de Felipe Cardoso, posibilitando su reutilización y valorización”.