El Frente Amplio el gran vencedor

Las elecciones internas realizadas este domingo 30 de junio dejaron varias conclusiones políticas relevantes. Si bien es cierto que el objetivo de estas elecciones es definir las candidaturas presidenciales en cada partido, la magnitud de la votación alcanzada por el Frente Amplio (FA) y el desplome electoral del Partido Nacional (PN), el Partido Colorado (PC) y en diferente medida de Cabildo Abierto, los tres principales integrantes de la coalición de derecha en el gobierno, se constituye en un dato fundamental con proyecciones hacia octubre.

Por eso hay una primera conclusión política más allá de la definición de las candidaturas, aunque esto, por supuesto, también es parte importante: el gran vencedor del domingo fue el FA, en toda la línea.

No obstante lo anterior, como la práctica enseña, no se puede extrapolar mecánicamente los resultados de las internas hacia octubre, sería un gran error pensar que está todo ganado, pero la votación alcanzada por el FA es un dato de gran relevancia política.

Antes de colocar algunas cifras y profundizar el análisis una precisión política es indispensable, el balance de las elecciones internas, en sus múltiples dimensiones, es una tarea colectiva y patrimonio de los organismos de dirección y de la militancia que la protagonizó, este editorial es solamente un aporte a ese proceso que está en marcha.

El Frente Amplio logró 411.550 votos, lo que implica el 47.1%, de los votos al Órgano Deliberativo Nacional y creció 152.390 votos con respecto a las internas de 2019. El Partido Nacional, logró 324.908 votos, el 33% y perdió 132.468 votos con respecto a 2019. El Partido Colorado sacó 101.718 votos, el11.6% y perdió 83.101 votos con respecto a 2019. Cabildo Abierto, si bien no tenía interna por la candidatura presidencial, tuvo una votación muy baja, sacó 17.282 votos, lo que implica un 1.98% y perdió 32.203 votos.

El Frente Amplio creció en los 19 departamentos del país y el Partido Nacional y el Partido Colorado cayeron en todos los departamentos. Este aspecto es muy importante porque desde el Partido Nacional y el Partido Colorado enfatizan que perdieron votos en Montevideo y Canelones, lo cual es cierto, pero también lo es que cayeron en todo el país, en el interior también y fueron miles de votos los que perdieron. Hay que decirlo con claridad, porque lo quieren hacer aparecer como si no fuera así, Álvaro Delgado y Andrés Ojeda fueron electos candidatos presidenciales con las peores votaciones, en número y en porcentaje, de la historia del Partido Nacional y el Partido Colorado, lo que los coloca con un punto de partida débil. 

El Frente Amplio es el gran triunfador entonces porque se transforma en la primera fuerza, por primera vez desde 2004; porque supera los 400 mil votos y logra su tercera mejor votación histórica y el mayor porcentaje alcanzado en las internas desde 1999 a la fecha; porque crece 152.390 votos con respecto a 2019 y rompe la tendencia decreciente de votos en las internas que se extendía desde 2009. Porque es primera fuerza en cuatro departamentos, Montevideo, Canelones, Salto, los tres donde tiene el gobierno departamental y Río Negro. Y porque resuelve la misma noche de las elecciones, apenas un par de horas después del cierre de las urnas, la fórmula presidencial en unidad, con mucho respaldo interno y con mucha proyección hacia la sociedad. Yamandú Orsi y Carolina Cosse representan el 97% de los votos del FA. Además, Andrés Lima, el tercer candidato, que ganó en Salto su departamento, la respaldó completamente. Allí hay otra diferencia sustancial con respecto a blancos y colorados que presentaron serias dificultades para conformar su fórmula. El Partido Nacional generó serias diferencias internas con la elección de Valeria Ripoll como compañera de fórmula de Delgado. Por otra parte, el FA es la única fuerza política de las principales que ya tiene programa de Gobierno. Ni el Partido Nacional ni el Partido Colorado tienen Programa de gobierno, cada candidato presentó algunas propuestas, no hay nada común y mucho menos lo hay de toda la coalición de derecha.

En cuanto a la interna del FA, hubo una clara victoria de Yamandú Orsi, que logró 243.407 votos, el 59%. Carolina Cosse quedó en segundo lugar con 154.717 votos, el 37%. Andrés Lima tercero con 12.844 votos, el 3%. Orsi ganó en 17 departamentos, Cosse ganó en Durazno y Lima en Salto.

La 1001 fue segunda fuerza en el FA, logró 53.109 votos, eso significa18.279 votos más que en 2019, creció en 15 departamentos, fue primera lista del FA en Durazno y segunda en 8 departamentos. Esta es la tercera elección de carácter nacional que la 1001 crece (internas de 2019, nacionales de 2019 y estas, aunque también se podrían incluir las departamentales de 2020 y las internas del FA de 2021, pero son de otro carácter y participación), es decir se configura una tendencia de crecimiento que se mantiene en el tiempo.

Hacia estas elecciones internas públicamente se habían planteado los objetivos de una gran votación del FA y lograr que fuera primera fuerza, el triunfo de la candidatura de Carolina Cosse y una gran votación de la 1001.

El FA tuvo una enorme votación y se transformó en primera fuerza, no se logró el triunfo de la candidatura de Carolina Cosse, pero si una muy importante votación y la 1001acompañó el crecimiento del FA, creció en votos y mantuvo el porcentaje. Además, la campaña de Carolina Cosse y la de la 1001 fueron un aporte muy importante a la votación y la movilización lograda por el FA.

Como decíamos al principio el balance es una tarea colectiva y de los organismos estos apuntes y reflexiones son una aproximación primaria y una contribución a ese proceso.

No podemos terminar estas líneas sin saludar el enorme esfuerzo de la militancia frenteamplista en todo el país, de sus Comité de Base, de todo el pueblo frenteamplista, verdaderos hacedores de esta gran votación.

El mismo saludo es para la militancia que trabajó por la candidatura de Carolina Cosse y muy particularmente para la militancia de la 1001, que hizo un enorme despliegue en todo el país, por la 1001, por Carolina y por el FA, no sacándole el cuerpo a ninguna tarea. Sin esa militancia nada fue, ni es, ni será posible.

El FA construyó un escenario muy bueno hacia octubre, pero nada está ganado, serán 100 días muy intensos de debate político e ideológico con la derecha, que está golpeada, pero tiene mucho poder y como lo demostraron en estas internas, lo van a usar sin guardarse nada. Se trata de que en estos 100 días explicitemos los dos proyectos de país y movilicemos a todas las fuerzas del bloque político y social de los cambios. La noticia de que la Corte Electoral validó las firmas necesarias y habrá plebiscito sobre la seguridad social es parte del escenario favorable para que la perspectiva popular sea mayoritaria en la síntesis política e ideológica de toda la sociedad que tendrá un momento clave en las elecciones de octubre.

Se trata de contribuir con todas nuestras fuerzas, en unidad, a una nueva victoria en octubre, llevando el pueblo al gobierno con el FA.

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas