Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Un audio viral y muchas preguntas sin respuesta

La vicepresidenta Argimón protagoniza una conversación en la que se habla de escuchas telefónicas, amenazas, extorsiones, “dealer” y deudas.
0
540

Por Gabriel Mazzarovich

La vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón reconoció hoy al diario El País que ella es la protagonista de un audio, que se viralizó ayer, en el que mantiene un diálogo con el relacionista público Fernando Cristino. Argimón calificó el audio como “una conversación privada”.

El audio se hizo viral a través de WhatsApp, Twitter, Facebook y Youtube, incluso fue tendencia en las redes durante todo el día, las categorías más repetidas fueron “Argimón”, “tueco”, “Dealer” y “Luis”.

Por lo tanto, lo que efectivamente era una conversación privada, dejó de serlo hace rato, el audio completo de una duración de aproximadamente diez minutos, lo escuchó ya gran parte del Uruguay.

Este hecho en sí merece una reflexión, todo eso ocurrió sin que ningún medio de comunicación se hiciera eco ayer, hoy si fue tomado. Esto muestra las distintas dimensiones del debate público hoy. Pero también hay que hacer notar que cuando se refleja en medios adquiere otra relevancia, cambia la calidad, que no la cantidad de la discusión, pasa a ser un tema serio.

Argimón debe haber evaluado el nivel del impacto y decidió blanquear la situación con una entrevista en el diario El País. Hay que rescatar esta actitud de la vicepresidenta de la República de no esconderse. Argimón es una de las figuras que más consideración genera en el gabinete de la coalición de derecha, entre propios y extraños. Por su trayectoria política y personal. De antemano entonces no hay ninguna razón para pensar que estamos en una campaña orquestada para desprestigiarla. ¿O si? Y en ese caso ¿de quién? Si no estamos ante una campaña: ¿Entonces ante qué estamos? ¿Hubo un intento de extorsión a la vicepresidenta y al presidente de la República? ¿Para qué? ¿Para cobrar una deuda de la Intendencia de Maldonado? ¿Con qué intentaron extorsionarlos? ¿Quién los intentó extorsionar, Cristino? ¿Hay alguien más?

Esas son algunas de las preguntas que es lícito hacerse y todas ellas implican hechos potencialmente muy graves. A ninguna de esas preguntas respondió Argimón en su entrevista con El País.

Javier Miranda, presidente del Frente Amplio, dijo que «hay algunas aclaraciones que se le deben dar a la población». Miranda dijo que analizaron «con preocupación» los audios «por los contenidos». «Entendemos que son preocupantes algunas de las cuestiones que allí se dicen, pero que en todo caso exigen explicaciones. Pretendemos que esas explicaciones se den y así se va a reclamar», agregó.

Parece un reclamo sensato.

Ya señalamos que la conversación dejó de ser privada hace rato, la han escuchado y compartido decenas de miles de personas, pero además, la utilización de conversaciones privadas ha sido mucho menos cuidadosa en otras oportunidades, pensemos solamente en la inmediata difusión mediática y debate intenso de una llamada, también privada, de Daniel Martínez con el Gucci, o de un comentario en mensaje de voz del dirigente sindical Gabriel Molina.

Es distinta la situación, es cierto, en este caso podría tratarse de un intento de extorsión y amplificarlo no sería correcto. Y además parece tratarse de una acción premeditada de grabar una conversación para usarla luego. Pues si es así, que se diga claramente.

El audio

El audio es una conversación de Argimón con Fernando Cristino, un Relacionista Público conocido particularmente en Punta del Este, que organiza fiestas y es frecuenta el ambiente de la farándula uruguaya. Según se puede leer en Tv Show en 2015 se hizo una operación de nariz, fue el conductor de “Free Time” y participó de “Verano Perfecto”.

Argimón, en su entrevista con El País, dice que lo llamó porque él pedía ayuda.

En el audio se habla de deudas, “dealer”, fiestas, sobre la necesidad de una intervención del presidente Luis Lacalle Pou para que Cristino cobre una deuda de 5 mil dólares con la Intendencia de Maldonado. También Argimón le dice a Cristino que su conversación fue escuchada, que hay un “equipo en presidencia” que todas las noches escucha conversaciones y que está todo grabado. Cristino le dice que sabe que los teléfonos están pinchados.

En el audio, Cristino dice que por reclamar públicamente esas deudas fue amenazado de muerte y que está presentando una denuncia en la Fiscalía.

Esto fue confirmado hoy, primero por Subryado y luego por Montevideo Portal, que informaron que el empresario presentó el martes 16 ante la seccional 10 la denuncia por las amenazas recibidas y el caso es investigado por la fiscal de Flagrancia Silvia Porteiro.

En sus redes sociales, Cristino denunció la amenaza y también reclamó que le paguen lo que le deben.

Argimón en la entrevista con El País solamente habló de las supuestas escuchas telefónicas, del resto no, tampoco le preguntaron.

En la entrevista Argimón dijo que: «No hay nada de escuchas oficiales sino decir que cualquiera puede escuchar por ejemplo mis llamadas en altavoz o hackers. Nada más”.

Al respecto la vicepresidenta indicó que «a veces cuando me llaman atiende mi secretaria entonces les digo que me dejen el mensaje grabado y yo al final del día lo escucho».

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, también mencionado en la conversación, fue consultado sobre la posible existencia de escuchas telefónicas a integrantes del gobierno y lo negó. «No. Es un disparate. Eso no cabe en democracia», dijo.

Sin embargo, en la conversación Argimón dice que: “nuestros teléfonos hay que cuidarlos mucho (…) Todo se sabe, todo queda grabado”.

En la conversación, Argimón reivindicó ante Cristino que ella había intervenido en alguna acción que se iba a tomar en su contra: “ Porque, al final del día, cuando se escuchan las llamadas y escucharon la tuya… vinieron a hablar conmigo y dijeron: este muchacho… Es Fernando, yo me ocupo. Para que no te hicieran nada”.

La vicepresidenta no deja claro qué habrían podido “hacerle”, ni quiénes, a Cristino.

“Porque todas las llamadas, todas, mirá lo que te digo, van directo a…Y ahora, te lo digo porque asumo la responsabilidad de decirte: yo frené. Porque enseguida, obviamente, responden quienes tienen que responder”, dice Argimón en otro pasaje del audio. Tampoco queda claro quiénes son los que “tienen que responder”.

En todo caso, no parece estarse refiriendo a su secretaria escuchando mensajes.

Al comienzo de la llamada, más que responder a un pedido de ayuda, Argimón parece querer cortar una amenaza o un intento de presión, dice: “Me llamó mucho la atención, ¿viste?, una cantidad de cosas que me dijiste (…) A ver, Fernando, tu entenderás que hables del presidente de la República, que hables de Jorge Larrañaga, que hables de mí. Que digas cosas, que son… de mí que soy vicepresidenta de la República (…) con una suerte de amenazas… La verdad, te voy a decir: tú me conocés, le pongo la mejor onda a todo, (voy) ayudando a todo el mundo, y claro, siempre le doy para adelante a todo el mundo. Yo hoy estoy en un lugar que tengo que cuidar a mi gobierno, a mi presidente y al equipo. El que tenga algo que decir de mí, que haga denuncias con pruebas, de mí, de mi presidente y de quien sea. Que vaya, haga la denuncia”.

Cristino le responde que a él lo amenazaron de muerte. Ella le responde: “Por eso te pido que no te hagas tú eco de nada”. Cristino no comprende y le dice que quiere decir “tueco”. Argimón responde: “Que tú no te hagas eco y digas lo que por ejemplo: que tú tenés noticias de no se qué de Luis… del dealer de Luis”.

Argimón tampoco aclaró a qué Luis se refiere o quién es el “dealer”.

Luego Cristino le habla de una deuda de 5 mil dólares que mantiene con él la Intendencia de Maldonado, que aparentemente sería el origen de todo el reclamo.

“Ayer me llevaron hasta Punta del Este para ver si podía hablar con Luis… Luis habló con mamá, le dijo que faltaba una firma… Son 5.000 dólares, no estoy hablando de 50”, dice Cristino.
Argimón le responde: “Bueno, yo voy a hablar con Luis para que, esa firma de lo que se te debe, se agilite”.

Nuevamente: ¿De qué Luis habla Cristino y se compromete a hablar Argimón, es el presidente de la República? ¿Por qué el presidente de la República debe intervenir en el pago de una deuda de la Intendencia de Maldonado a un privado?

Además, en varios pasajes de la conversación, Argimón advierte a Cristino sobre el peligro de su conducta. “Yo lo que te quiero decir es: ojo Fernando, porque viste que, cuando uno habla de personalidades… una cosa era antes, Beatriz, Luis, ¿tá?. Y otra cosa es cuando se meten con investiduras como las nuestras, ¿viste?, y eso es complicado”, le dice.

Más adelante insiste: “Mi tema es que, te pido por favor, Fer: ¡cuidado!… Por ti, ¿tá?, Yo soy la misma de siempre. Hay gente que cambia. Y, ¿sabés por qué?. Porque estoy por encima del bien y del mal”.

Y lo repite al final: “Escuchame. Haceme el favor… pensá en vos y cuidate. Sos un chiquilín muy joven, ¿tá?. Así que, ¡cuidate!. ¿Oíste? Voy a hablar con Luis. Cuidate”.

Puede ser preocupación genuina por alguien conocido, puede ser precaución simplemente, en todo caso, lo que no parece de ninguna manera es que esté hablando de una secretaria que escucha los mensajes de voz pendientes.

Noticia relacionada:

Comentarios cerrados.