A las pruebas se remite: “la educación pública no es prioridad para este gobierno y sus autoridades”

0
22

Un “pedido de informes con respuesta desalentadora”, así titula el diputado del Frente Amplio por el departamento de Soriano, la valoración que realiza sobre las respuestas recibidas a un pedido de informes que cursara al Ministerio de Educación y Cultura y a la Administración de Educación Pública, ANEP para conocer los recortes de horas docentes realizados en las Escuelas Aprender.

“La Educación Pública está sufriendo un desmantelamiento de herramientas positivas sin nada que lo justifique” afirma Malán, quien destaca que en el recurso parlamentario presentado “se pidió conocer un balance del trabajo y los esfuerzos económicos y de los profesionales para poder evaluar el desempeño del programa que se viene llevando adelante en las escuelas de más bajos contextos, las que presentan deserción, altos índices de inasistencia o inconvenientes con los procesos de aprendizajes de los niños y niñas”.

Este programa recuerda el diputado por Soriano buscó desde su creación “disminuir el ausentismo, la repetición, fomentar la escritura y la lectura así como acercar a la familia a la escolaridad de los niños”.

El programa, agrega, recibió “una evaluación positiva” en la respuesta dada por las instituciones a las cuales se solicitó la información, en ella se asevera “que se mejoró el vínculo familiar, la asistencia, la escritura, la elaboración de textos y favoreció los aprendizajes entre otros logros alcanzados”.

“Pese a este informe positivo”, señala el diputado del Frente Amplio, “las horas asignadas a Aprender disminuyeron drásticamente en el último año:

En 2014 se dedicaron 16.480 horas semanales mensuales.

En 2017 fueron 17.540

En 2019 se asignaron 15.627

En 2020 se redujo a la mitad. 7.950 horas semanales mensuales”.

Ante ello se interroga “¿Este recorte cómo se explica?”.

“Es incongruente el descenso que se produjo durante un año en el cual, por la pandemia, las familias y los docentes debieron improvisar mecanismos de enseñanza y aprendizaje que llevaran a la no desvinculación de los menores, a seguir generando rutinas para el continuo aprendizaje, y lo que es muy importante, que tanto niños como adultos sintieran que había una institución detrás que los estaba apoyando. Desde la Coordinación del Programa Aprender, aseveran que el recorte para Trayectorias educativas no es competencia de esa repartición sino una resolución directa de las autoridades de Codicen”, enfatiza Malán.

Considerando la información recibida, Malán concluye afirmando “la educación pública no es prioridad para este gobierno y sus autoridades. Estamos presenciando un verdadero desmantelamiento de herramientas que efectivamente dieron muy buenos resultados, y que el propio informe así lo acredita”.