“Esperamos poder frenar la tragedia”

El senador Daniel Olesker explicó las razones del FA para interpelar a Arbeleche y Salinas: “La estrategia del gobierno es no responder”.
0
23

Por Gabriel Mazzarovich

La bancada de senadores del Frente Amplio (FA) decidió promover una interpelación a la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche y al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, para que el gobierno responda sobre la grave situación sanitaria, económica y social que enfrenta nuestro país. 

La bancada del FA designó al senador Daniel Olesker, del Partido Socialista, como en el encargado de llevar adelante esta doble interpelación. Olesker en diálogo con EL POPULAR explicó los motivos de la decisión frenteamplista y afirmó: “Esperamos que de este debate pueda resultar un cambio de estrategia del gobierno y pueda frenarse esta tragedia que hoy tenemos”.

 

-¿Senador a qué se debe la decisión de la bancada del Frente Amplio para interpelar a la ministra de Economía y Finanzas y al ministro de Salud Pública?

El Frente Amplio ha decidido interpelar a la ministra de Economía y Finanzas y al ministro de Salud Pública para que brinden explicaciones sobre la estrategia sanitaria. ¿Por qué en este momento?, porque la situación es trágica, porque en diciembre la pandemia viró, tuvo un giro, a un crecimiento exponencial de los casos y de los fallecimientos, porque en abril y mayo tuvo otro viraje importante, cerramos mayo con más de 3 mil casos nuevos promedio por día y con más de 1.600 muertes en todo el mes; los primeros 7 días de junio no cambiaron esa tendencia. Y frente a esta situación trágica no hay respuesta. La estrategia del gobierno es no responder, es no tomar medidas. Y hablamos de medidas que la ciencia, desde el informe del GACH del 7 de febrero, pasando por lo que expresó la comunidad científica, médica y no médica, por los informes del GUIAD, que es el grupo universitario, recomienda. La recomendación es, básicamente, reducir la movilidad y eso implica compensación económica plena. 

Nosotros apostamos a la Comisión de Seguimiento en el Senado, pero la Comisión de Seguimiento fracasó, porque de las 24 medidas que allí propusimos, trabajando intensamente durante dos meses, propuestas que además ya habíamos hecho en su momento, nada se tomó en cuenta.

Solamente se tomó, por parte del Poder Ejecutivo una de ellas, la de fiscalizar el cumplimiento de los protocolos en los lugares de trabajo, que es una propuesta media obvia, porque es responsabilidad del gobierno hacerlo; dos más anunciaron que están a estudio y nada más.

Por lo tanto, ante la frustración que generó la Comisión de Seguimiento nosotros necesitamos dar un paso mas y ese paso más, después de 14 meses de pandemia y 6 meses de agravamiento, es la interpelación.

La interpelación es a la estrategia sanitaria global del gobierno, pero como el gobierno no es interpelable, son interpelables los ministros, entendimos que esta estrategia del gobierno se expresaba en dos grandes políticas: la política económica y la política de salud, por eso interpelaremos a la ministra Arbeleche y al ministro Salinas.

 

-El Frente Amplio planteó, en este un poco más de un año de pandemia, varias iniciativas, la última ante la Comisión de Seguimiento del Senado: ¿Cuáles son las principales propuestas realizadas y cómo evalúa la respuesta del gobierno a las mismas?

Nosotros, como ya lo informó EL POPULAR, hicimos 24 propuestas agrupadas en 6 capítulos, pero quiero destacar 3, que a mi juicio formaban parte de la esencia de la propuesta, de cortísimo y urgentísimo plazo. Todas era urgentes, algunos un poquito menos urgentes, pero había tres que eran de alto contenido de urgencia. La primera, reducir la movilidad, porque la evidencia científica muestra que cuando hay reducción de la movilidad hay aplanamiento de la curva de contagios, esto es más importante en los procesos de transición durante la vacunación, porque es mejor que la vacunación se realice con cierta tranquilidad en la movilidad física de las personas. La segunda, la compensación económica total, eso significaba que en ese mes, donde está planteada la reducción drástica de la movilidad, a quienes van al seguro de paro se les compensa el 100% de su ingreso, a las empresas se les subsidien todos los costos fijos por ese mes y además se les de una partida por cuatro meses, y a los trabajadores no formales se les de una renta básica de emergencia; eso costaba 0.3 puntos del PBI, 150 millones de dólares, un décimo de lo que se había licitado en emisión de bonos 15 días antes, y el total de la propuesta, de los cuatro meses, agregaba un punto más del producto, o sea que en total estamos hablando de 1.3 puntos del PBI, 700 millones de dólares aproximadamente, nada si lo comparamos con lo que han gastado otros países, nada si lo comparamos con la tragedia, nada si lo comparamos con los efectos que no tomar estas medidas va a tener para el futuro del Uruguay, en materia de pobreza, desigualdad y secuelas de la pandemia. La tercera propuesta esencial es lo que presentamos en diciembre, que todas las personas que tiene comorbilidades, por las cuales tener COVID 19 es un riesgo muy importante, tengan seguro de enfermedad igual que los que tienen directamente el COVID 19, allí estaba la diabetes de Tipo 1, la hipertensión, y una cobertura especial para las embarazadas, todas, las que tiene comorbilidades y las que la no, porque es necesario proteger a esas mujeres que tendrían mayor riesgo si se contagiaran de COVID.

De estas tres propuestas, de la primera no hubo respuesta, de la segunda no hubo respuesta y de la tercera el Poder Ejecutivo solo tomo a las embarazadas y solo a las que tienen comorbilidades, ni siquiera a todas las embarazadas.

Por la tanto la respuesta del gobierno es nula, es prácticamente nada de lo urgente y muy poquito, y a estudio, de lo no tan urgente.

Nuestra evaluación es que, frente a la evidencia científica y empírica de otros países, frente a los fundamentos académicos, conceptuales, teóricos, prácticos, de que este era el camino para impedir la continuidad de esta tragedia, de los casos nuevos, de los fallecidos, de la vida humana, el gobierno prefirió no adoptar medidas.

 

-¿Qué espera de la interpelación?

Frente a esta negativa cerrada del gobierno esperamos que la interpelación ponga en debate público estos temas; la evidencia empírica, la voz de la ciencia, lo que han hecho otros países, la necesidad de fortalecer económicamente a los sectores impactados por la pandemia, de proteger económica y socialmente a la sociedad. Aspiramos a que la interpelación ponga en el debate pública estas 24 medidas, pero sobre todo este trípode de licencia por seguro de enfermedad, reducción drástica de la movilidad durante un mes y compensación económica total durante un mes y apoyo económico durante cuatro meses adicionales.

Queremos poner en debate cuánto cuesta esto, que es un costo muy bajo y asumible, pero además que lo que realmente importa no el costo si no las vidas. 

Esperamos que de esa discusión, que no puede ser solo legislativa, tiene que estar en la calle, en la gente, en las organizaciones sociales y gremiales, en los sindicatos, de este debate pueda resultar un cambio de estrategia del gobierno y pueda frenarse esta tragedia que hoy tenemos.