“Este presupuesto genera un Uruguay mucho más desigual”

Andrade: “Con los recortes y la discrecionalidad lo que va a haber es un océano de problemas sociales”.
0
40

El senador de la 1001, Unidad para los Cambios y el Frente Amplio, Oscar Andrade, analizó para EL POPULAR las críticas centrales al proyecto de Presupuesto Quinquenal enviado por el Poder Ejecutivo que está siendo analizado en la Comisión Especial de la Cámara Alta que integra.

A continuación un amplio resumen de la extensa charla sostenida con el senador Andrade.

-¿Qué papel juega el presupuesto en el proyecto global de restauración, de ajuste neoliberal y cuáles son las consideraciones generales críticas del Frente Amplio y tuyas?

La política económica está en un contexto histórico-social. No se puede analizar solamente en la comparación del planillado 2019-2020, por más que eso es parte del trabajo a la hora de reflexionar en torno al presupuesto, pero el presupuesto vendría ser un poco la consolidación de una orientación económica que este año ha ubicado a Uruguay en el último lugar de América Latina cuando tenés que medir la inversión de los países para atender la emergencia social, lo que es un rasgo que va en contra de la mejor tradición del Uruguay. En este caso, en el medio de una pandemia, que golpeó fuertemente, la respuesta del Poder Ejecutivo fue de incorporar recursos de manera marginal. 

Como el presupuesto está inserto en el medio de los efectos que generó esa pandemia es un presupuesto que va en línea con el recorte que existió muy fuerte de las empresas públicas, va en línea con el decreto 90/20 de este año que recortó las posibilidades de acción del Estado en medio de la situación de crisis y de un conjunto de decisiones que se fueron tomando antes del presupuesto y que se consolidan en el presupuesto. De la suspensión de las becas por parte del INEFOP, que este año reclamaban 10 mil estudiantes, algo más que el año pasado que cerró en el entorno de las 9 mil y, claramente, producto de la pandemia había una demanda superior sobre la posibilidad de acceder a becas estudiantiles.

Este es un presupuesto que es de recorte. En cuanto al recorte es, en el mejor de los casos, de 15 mil millones de pesos ,sobre todo en el área social. Una parte importante del ajuste se explica en el ajuste de salarios y pasividades. Por supuesto, convoca a repartir la mala o sea las proyecciones del equipo económico indican que este año la economía va a caer 3 y fracción, nosotros creemos que es una proyección muy optimista pero esa es la mirada del Poder Ejecutivo, y que el salario tiene que ser socio de esa pérdida, por lo tanto, los trabajadores públicos van a perder hasta más de lo que es la caída de la economía. Los trabajadores privados pierden la caída de la economía y los trabajadores públicos pierden un poco más de lo que es la caída de la economía.

Ahora en el año 2021 la economía, según las proyecciones del ministerio de Economía y del Poder Ejecutivo que se presentaron largamente en la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda, repica, rápidamente repica, y va no solamente a recuperar la caída del 2020 sino a crecer por encima del año 2020 y va a volver a crecer en el 2022 y el salario, que era socio en la pérdida, dejó de ser socio en la ganancia. Es decir no crece al ritmo de la economía y, en el mejor de los casos, recién en el mes de enero 2023 puede empezar a considerarse que parte de la debacle salarial que va a golpear fuertemente a maestros, profesores, policías, enfermeros este año puede empezar a recuperar, pero además con indicadores muy imprecisos, no hay claridad en la redacción presupuestal de cuál es el punto de partida de que efectivamente se respete enero de 2020 como el salario que hay que volver a lograr y, además, con un indicador el índice de salario real de la administración pública que se toma ahora a cambio del IPC, que es un indicador que tiene una sensibilidad distinta del IPC, lo cual genera un enorme componente de discrecionalidad. 

Hay un recorte, muy duro, sobre todo en salarios y jubilaciones, pero no únicamente. Uno mira y se golpea fuertemente la política de vivienda, se recorta fuertemente las políticas de la ANEP. El capítulo INAU, INISA, MIDES sufre un recorte de cientos de millones de pesos. O sea, áreas de extraordinaria sensibilidad. Hay que reconocerle al gobierno que dijo que iba a recortar que iba a ajustar, que iba a recortar 900 millones, aunque con la misma fuerza dijo que los 900 millones se iban a recortar sin tocar vivienda, pero se pasa de los 316 millones de dólares que se invirtieron en el 2019 a 187 en el año 2021.

La mala noticia es que tenemos un presupuesto que está pensado sobre la base de que el éxito de la economía es reducir el gasto social y esto está acompañado de una fuerte campaña política de asociar gasto social a veneno. Cuando yo coloco esa consideración con tanta potencia, después se permiten cosas de estas, que creo que para la inmensa mayoría de nuestro pueblo que o utiliza la educación pública o utiliza la salud pública o cobra un salario, o una jubilación, o tiene un comercio que depende mucho del nivel de salario y de jubilaciones que anden en la vuelta, es un golpe.

También el presupuesto tiene artículos que demuestran con mucha claridad a qué sectores se beneficia. En el mismo presupuesto que rebaja la carga impositiva que tienen los grandes propietarios de la tierra, en dos artículos por lo menos del presupuesto sobre aportes patronales e impuesto al patrimonio, es un presupuesto que recorta dramáticamente los recursos de la Dirección General de Desarrollo Rural que es la que atiende la problemática de los 25 mil productores familiares, o sea de la más pequeña producción, estos son programas como Más Agua, Más Valor, Más Tecnología, incorporación de asistencia técnica a los efectos de generar soporte para potenciar a la pequeña producción y a la producción familiar que hoy sale muy golpeada.

También sale, y yo creo que es el área del presupuesto de las más emblemáticas, muy golpeado el Instituto de Colonización, creo que es de las pocas áreas del presupuesto que tiene un recorte del entorno del 90%.

-¿Un recorte de 90% de los recursos?

Sí, sí. De 1,150 millones a 100 y chirola millones. O sea el recorte a Colonización es con un hacha. Una Colonización ya desvirtuada en la Ley de Urgente Consideración, que estableció que podés ser colono sin ser colono, o sea sin trabajar la tierra ni vivir de la tierra podés recibir tierras de colonización, un elemento que va contra natura de una ley histórica que diferenció al Uruguay, como un instrumento para pensar transformaciones en el agro. La LUC también le sacó más de 100 mil hectáreas. Miremos que en el periodo 1985-2005, en 20 años, Colonización repartió 28 mil hectáreas. Es más, situándonos en los últimos 15 años donde incrementó el reparto de tierras y pasó a 133 mil hectáreas, aún 100 mil es mucho. Pero bueno, Colonización va a tener una enorme dificultad y el presupuesto marca eso.

Otro capítulo que me parece que hay que colocar es el impacto muy fuerte en un montón de instituciones que trabajan con la ciencia y la tecnología. El INIA sufrió un golpe muy duro a pesar de que sus informes son muy contundentes en el sentido de que se duplicó la productividad por investigador y por científico, que cada peso dedicado a la investigación se multiplica por 16. Por otro lado, ámbitos académicos de ciencias, los golpes a la UDELAR, al Clemente Estable, amainados en Diputados, pero sigue teniendo dificultades. Este otro capítulo central, el de Ciencia y Tecnología, donde las políticas del Frente fueron insuficientes, pero hubo un incremento del 90% de inversión en términos reales en ciencia y tecnología, es decir fueron insuficientes en medio de una dirección. Ahora el problema es que se va en una dirección contraria. El presupuesto educativo después de 15 años de crecer va a representar menos del PIB que lo que representaba en el 2021, el salario después de 15 años de crecer se interrumpe. 

O sea, es un presupuesto de cambio en la política económica que yo no dudo va a tener resultados nocivos y que en su perspectiva lejos del retiro del Estado provocar un océano que nos inunde de inversiones que van a llegar al país que achicó fuertemente al Estado, lo que va a haber es un océano de problemas sociales. Esa es una primera consideración del presupuesto y hay una segunda que creo que es inseparable de ésta pero vamos a un presupuesto de ajuste y recorte, y de ajuste y recorte en políticas que son centrales en la lucha contra la desigualdad. 

-¿Cuál es la segunda consideración de la que hablabas?

La segunda es que esta sería la mejor noticia. Porque en realidad el presupuesto tiene un artículo que le permite al Estado discrecionalidad para que topee todos estos gastos muy por debajo de lo que son y eso es lo más dramático. Pero además hay una película que ya la estamos viendo. Cuál fue parte de la discusión principal que tuvimos con el presupuesto. Bueno a ver, acá tiene este Producto Bruto Interno, este Producto Bruto Interno va a crecer tanto como ustedes dicen, sin retroceder un milímetro de lo que va a crecer, y este es el presupuesto, se aplica plenamente al presupuesto. Bueno si estas dos cosas pasan no te da el déficit fiscal que ustedes pronostican para el año que viene. O sea hay una inconsistencia entre la proyección económica de crecimiento, aunque caiga lo que ellos dicen que cae la economía este año y no caiga medio milímetro más y aunque crezca todo lo que ellos dicen que va a crecer, que es una opinión que en los dos costados se encuentra la caída menos pronunciada de lo que opinan todos los analistas internacionales, todos los analistas locales, y el crecimiento está por encima de todo lo que pronostican de la economía, si les va bien en esas dos proyecciones el déficit fiscal sería del doble de lo que están pronosticando para el año 2021. 

Y hay un artículo que dice que si la meta fiscal no se alcanza se pueden topear todos estos rubros presupuestales. Entonces la mala noticia que son los recortes, es la mejor noticia, porque en un artículo se habilita al Poder Ejecutivo a que haga lo que ya se hizo.

En el año 2000, por ejemplo, el presupuesto en vivienda se recortó tanto que no llegó al 70% su ejecución, lo mismo en Transporte y Obras Públicas. 

Porque en una limitación adicional, como la que está planteada: ¿Cuáles son los rubros que más sufren? Es muy difícil no ejecutar lo asignado a salarios, por más que hay rebaja salarial, pero el salario tengo que pagarlo. Lo asignado a inversiones tiene un nivel de discrecionalidad mayor y está mucho más vulnerable. En este Presupuesto el Poder Ejecutivo tiene una doble discrecionalidad. Tiene discrecionalidad en el Presupuesto a los efectos de poner topes arriba de lo que está asignado y también porque al ajuste que se le debe hacer, que es quinquenal, al Poder Ejecutivo se le vota la discrecionalidad de no ajustarlo por IPC. Entonces este presupuesto, que es malo, puede tener además el deterioro de que no se ajuste por IPC en los períodos subsiguientes. 

La proyección del peor escenario es de pánico el proceso en áreas muy sensibles.

-¿En qué se fundamenta esa discrecionalidad?

No hay duda que nos gobierna una coalición que mayoritariamente está conformada por sectores que entienden que el mercado resuelve todo. ¿Se trata de una política agresiva para el acceso a la vivienda? No, se trata de eliminar controles del Estado, que por lo tanto no se precisan garantías, como Estado no controlo la calidad de la vivienda y te pueden desalojar a la semana, porque el mercado puro es el que va a resolver. ¿Se trata de generar inversiones en vivienda con una política pública potente? No, se trata de generar un fideicomiso, en el que dos terceras partes las pone el estado y un tercio los privados, y que el mercado produzca, y que el mercado venda y que el mercado elija a quien le venda, por lo tanto va a ser el mercado el que va a establecer las prioridades en vivienda. ¿Se trata de fortalecer a la educación pública? No, se trata de retirar a la UDELAR de la posibilidad de recibir donaciones, un disparate, solamente las privadas van a poder recibir donaciones a partir de ahora. Cuando esto empezó eran, sobre todo, quienes recibían donaciones, después entraron otras instituciones privadas, y al final la educación privada. Ahora serán solamente los privados. Es una mirada que entiende que el mercado lo resuelve todo y cualquier participación del Estado termina siendo un estorbo.

Por eso la desmonopolización de ANCAP está en el Presupuesto y tenemos una Ley de Medios que está hecha a la medida de las multinacionales que compiten con la empresa pública. Hay un conjunto de decisiones que están pensadas en la lógica de la desarticulación de políticas públicas muy potentes porque entienden que la política pública es la traba para el desarrollo porque el mercado nos hará felices.

Ese es el fundamente teórico, al lado de lo teórico hay fuertes intereses económicos que presionan para ir en esta dirección. La teoría no está desarraigada del lugar social donde estoy parado.

¿Qué es lo que va a pasar? No hay duda que hay indicadores que se van a deteriorar, el de pobreza, el de salario, el de exclusión social, el de desigualdad. Este presupuesto genera un Uruguay mucho más desigual. Y eso hay que decirlo con todas las letras.

Hay que intentar desmontar un relato que ellos construyeron muy eficazmente, es el que sostiene que el gasto público social era todo derroche, eso les fue permitiendo que sectores que hasta se benefician con ese gasto públicos social por lo menos fueran tenues en la defensa de este, del espacio conquistado.

El presupuesto marca, claramente, como lo hicieron la política salarial y la LUC, esa trenza del modelo de restauración.

-En estos días has concentrado críticas en lo referido a Vivienda en el presupuesto: ¿Cuáles son los cuestionamientos centrales?

El recorte que señalábamos, la lógica del mercado, incluso con elementos que favorecen la formación de barrios privados. Hay una lógica de pensar que se estimula la industria de la construcción desde el lado de restar posibilidades de acceso a la ciudad y del derecho a la ciudad. Es una perspectiva que es radical. No es nueva, uno mira la vivienda en Uruguay, y entre el año 1985 y 2005, entre 1985 y 1990 se multiplican por tres los asentamientos en el Uruguay, y teníamos un 27% de las viviendas con problemas estructurales graves. Esto fue generando una lógica del crecimiento de la precarización, no en el 2002, sino en los 90, durante el crecimiento económico. En el año 90 éramos más ricos que en 1985, pero el nivel de segmentación territorial fue brutal.

Cuando se funda el Ministerio de Vivienda en los 90, el principal programa, que devoró el 43% de los recursos entre el 90 y el 2005, fue que las empresas privadas hicieran núcleos básicos evolutivos. Y esto lo que hizo fue incrementar el problema no resolverlo. 

Terminó siendo más caro el núcleo básico evolutivo que lo que costaba una unidad cooperativa, una vivienda del doble del de tamaña y más calidad. Se terminó dilapidando recursos públicos en una política que fue de derrota. Y ahora tenés una contradicción porque se argumenta que hay que eliminar los topes porque los topes puestos no le dan al sector privado para poder producir viviendas. Al eliminar los topes una vivienda que podía ser de 90 o 100 mil dólares se va a 140 mil o 150 mil. Pero después nos dicen que los recursos del Estado van a ir a un fideicomiso para que el sector privado construya vivienda accesible a los sectores populares. ¿Para qué eliminamos el tope si es que pueden construir viviendas accesibles para los sectores populares?

Además el recorte genera impactos en el empleo y en otras áreas, ya se vio este año con la no realización del sorteo para las viviendas de FUCVAM.

Además venimos de una campaña que tuvo como promesa las 50 mil viviendas, Asentamiento Cero y ahora nos encontramos con recorte.

 

“Lo de Alfie es penoso”

-En estos días se conocieron nuevos datos del palpe que jugó Isaac Alfie, actual director de la OPP, en el juicio de la multinacional Aratirí contra Uruguay: ¿Qué reflexión te merece esto en el medio de esta propuesta de presupuesto?

Cuando le contemos a nuestros nietos esto van a pensar que estamos exagerando. Cuando les digamos que se hizo un juicio multimillonario contra Uruguay, el más importante de la historia, por arriba de 3 mil millones de dólares, y quien participó con la camiseta de la trasnacional puesta y transpiró esa camiseta hasta el final, para lograr que la multinacional le arrancara las muelas al Uruguay fue electo director de la OPP, y cuando el gobierno se entera, lo respalda, van a pensar que estamos exagerando. Pero es tal cual, el mismo individuo que en abril del año pasado fue contratado por la multinacional para estas funciones, ahora es director de la OPP. Además, para agravar la situación nos miente, sostiene que solamente participó en términos técnicos. Pero sus fundamentos son usados en el juicio y declara en el juicio, dándole razón a la empresa, diciendo que no debería habérsele negado los subsidios. Si el juez hubiera seguido los pronunciamientos de Alfie al Uruguay lo hubieran condenado. Pero además la empresa se dio el lujo de presentar como testigo a una persona que fue ministro de Economía del país al que se está juzgando. Solamente en este Uruguay, gobernado por la coalición de derecha, puede seguir Alfie al frente de la OPP. Es realmente penoso que el mismo individuo que está imponiendo rebajas de salarios a maestros, profesores y policías, haya llenado sus bolsillos, bien pagos, en un trabajo para una multinacional para fundir al país y que eso haya pasado en pocos meses. Es insólito.