Fideicomiso a costa del INC es una decisión ideológica y ruin

Por Rolando Arbesún

Tal y como fuera previamente anunciado por el Poder Ejecutivo, el proyecto de Rendición de Cuentas ingresado al Parlamento incluye el traspaso de fondos del Instituto Nacional de Colonización (INC) al Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MVOT).

En concreto, la propuesta prevé que cerca de 20 millones dólares anuales que estaban destinados a la compra de tierras pasen ahora a integrar un fideicomiso con el objetivo de “regularizar los asentamientos.

La decisión del Ejecutivo fue rechazada de forma inmediata por la Asociación de Funcionarios del Instituto de Colonización (AFINCO), quienes denunciaron en un comunicado público que se llevaba el problema de la vivienda a una lucha de pobres contra pobres.

La posición de los trabajadores del Instituto Nacional de Colonización (INC) ha sido respaldada por Andrés Berterreche, quien en ocasión de una entrevista realizada por la emisora M 24 afirmó que “se lleva el problema de la vivienda a una lucha de pobres contra pobres, es decir, de aquellos que viven en asentamiento contra aquellos que quieren acceder a una fracción de tierra para trabajar”.

Durante la entrevista, el director del INC en representación del Frente Amplio, Andrés Berterreche, afirmó que “la decisión del gobierno de no comprar más tierras no tiene nada que ver con el fideicomiso: es una definición ideológica de qué hacer con Colonización”.

En ese sentido enfatizó que “es muy ruin llevar el problema a una lucha entre pobres: los que viven en asentamientos contra aquellos que están queriendo acceder a tierras”.

Para el representante del Frente Amplio en el INC, esta decisión que implica la quita de recursos a Colonización, no es otra cosa que parte de una escalada en contra del Instituto, escalada que considera, “arranca con la Ley de Urgente Consideración (LUC), con dos artículos que son lesivos al Instituto, y sigue con la Ley de Presupuesto que se le quita el 90 % de los recursos de otro de los dos fondos destinados a la comprar tierras”.

Al describir la situación histórica del INC, Berterreche recordó que en 2005 el Gobierno que presidía Tabaré Vázquez había recibido un INC que estaba endeudado con el Banco República, sin embargo, agregó, “quince años después el INC tiene sus cuentas saneadas, 30 funcionarios menos y 130.000 hectáreas más y genera un seperávit de tres millones de dólares que se reinvierten en la colonización”.

Eliminar la posibilidad de que el INC pueda seguir comprando tierras, convierte a la institución en “una herramienta que no aporta al desarrollo del país”.

“Existe una construcción de un relato negativo contra el instituto, diciendo que hay tierras sin repartir, lo cual no es cierto. Hay cerca de un 10% de las tierras del instituto que están en proceso de adjudicación”, puntualizó Berterreche quien recordó “que si bien el organismo cuenta con más de 300.000 hectáreas en propiedad, el país cuenta con 16 millones de hectáreas productivas”.