La mirada de los pueblos

Cumbre de los Pueblos 2023: las propuestas de la sociedad civil ante el Encuentro UE-CELAC.

Gustavo Álvarez.

Los días 17 y 18 de julio tuvo lugar en Bruselas la Cumbre entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea. Paralelamente a ella y bajo la iniciativa “‘Cumbre de los Pueblos’, delegaciones de más de 20 países de América Latina, Europa y el Caribe se reunieron en la Universidad Libre de Bruselas para intercambiar, sobre temas como la justicia climática, la cuestión de la deuda externa, las luchas sociales y la criminalización de las mismas, la diplomacia de la paz, etc. 

De este encuentro participaron Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba; Luis Arce, presidente de Bolivia; Gustavo Petro, presidente de Colombia y Alberto Fernández, presidente de Argentina.

La ‘Cumbre de los Pueblos’ vino respaldada por más de 140 organizaciones políticas y sociales de 22 países de ambos continentes, incluidas numerosas organizaciones de base y plataformas de solidaridad internacional. 

La Cumbre de los Pueblos entendió que el encuentro entre la CELAC y la UE es una oportunidad para avanzar en la creación de un mundo multipolar, con relaciones multilaterales que permita progresar en paz a la Humanidad en armonía con la Madre Tierra. Para ello, es necesario establecer unas relaciones entre Europa, América Latina y el Caribe, que fortalezcan la cooperación birregional, basadas en el respeto mutuo y la reciprocidad, que pongan en el centro de las políticas públicas al ser humano, rechazando categóricamente cualquier acción política, o militar que pretenda interferir en el normal desenvolvimiento de las instituciones y normas constitucionales de cualquiera de los Estados participantes en la Cumbre, “por ello condenamos las campañas mediáticas encaminadas a desestabilizar gobiernos democráticamente elegidos por sus pueblos en América Latina y el Caribe”, 

“Esta Cumbre celebra que la VII Cumbre de la CELAC, realizada en Buenos Aires, en enero de 2023, haya ratificado a Latinoamérica y el Caribe como Zona de Paz. Esperamos que los países que integran la UE sigan este ejemplo, para que así contribuyan de forma efectiva a la paz mundial”, indica. 

Agrega que “en este momento de la historia, pleno de conflictos, reivindicamos la defensa de la cultura de la Paz, como fundamento de la civilización. Apoyamos las gestiones que promueven el presidente Lula, López Obrador, varios presidentes de África y el gobierno de China, para que se ponga fin al conflicto militar que se vive en Ucrania. En esta defensa de la solución negociada de los conflictos, apoyamos las iniciativas del presidente Petro en busca de la paz total en Colombia, y reconocemos el papel de Cuba, México y Venezuela como garantes del proceso y de los acuerdos de paz en Colombia del 2016”. 

La Cumbre de los Pueblos condenó el injusto e ilegítimo Bloqueo que sufre Cuba por parte de los EEUU y se sumó a la Declaración aprobada en el XXVI Encuentro del Foro de Sao Paulo, donde se afirma que “Cuba ha resistido heroicamente a más de medio siglo injusto y criminal bloqueo del poder imperial de Estados Unidos, la dignidad del pueblo cubano es ejemplo para todas las naciones y partidos populares del mundo,” de la misma manera nos sentimos identificados cuando el encuentro del Foro de Sao Paulo resuelve declarar a Cuba “Patrimonio Universal de la Dignidad”. 

Se instó al Gobierno de Estados Unidos a “derogar de forma completa, inmediata e incondicional todas las medidas que afecten el pleno disfrute de los derechos humanos de los Pueblos Latinoamericanos y Caribeños, incluyendo la realización de su derecho al desarrollo y búsqueda del bienestar”. 

Se alertó “sobre el avance de la extrema derecha en Europa, facilitada por la implementación de políticas autoritarias, reaccionarias, y patriarcales que han eliminado derechos sociales y precarizado la vida de millones de personas en toda Europa”. 

Se destacó el impulso que supone la creación de la CELAC social como espacio de representación de los Pueblos Latinoamericanos y Caribeños, instando a que sea reconocida por la UE y sus organizaciones como contraparte para la creación de un espacio social de participación popular birregional. 

Se condenó la represión en Perú que ha causado más de 70 personas muertas y se rechazó la criminalización de la protesta social y el impedimento del derecho a movilizarse pacíficamente. Se exigió el corte de juicios por lesa humanidad y se reclamó la libertad de los detenidos. Asimismo, se denunció que el gobierno de Dina Boluarte ha autorizado la presencia de tropas norteamericanas con fines de amedrentamiento a la población. 

Se exigió el respeto a la autodeterminación del pueblo haitiano, sin golpes de estado promovidos por el norte global, ni ocupaciones militares de su territorio. 

Se señaló la importancia de la creación de trabajo digno en Europa y América Latina, indicando que es esencial para erradicar la pobreza y promover el desarrollo inclusivo. Esto implica garantizar salarios justos, condiciones laborales dignas y acceso a la protección social. 

Se subrayó como fundamental fortalecer los derechos de las personas migrantes tanto en Europa como en los países de América Latina para garantizar su dignidad y bienestar. Esto implica asegurar acceso a servicios básicos, protección legal y respeto a su integridad. La promoción de políticas migratorias basadas en los derechos humanos y la cooperación internacional son fundamentales para abordar este desafío global de manera justa y humanitaria. 

Se indicó que la cooperación en política medioambiental entre Europa y América Latina es crucial para hacer frente a los desafíos ambientales compartidos. La protección de la Amazonia, como uno de los pulmones verdes del planeta, requiere la implementación de estrategias conjuntas que promuevan la conservación y la sostenibilidad. 

Se sostuvo que es necesario replantear la política comercial de la UE con respecto a América Latina, buscando establecer acuerdos que se basen en beneficios mutuos y promuevan el desarrollo inclusivo y respetuoso con el medio ambiente. 

Se destacó que la defensa de la política de igualdad entre hombres y mujeres es esencial tanto en América Latina como en Europa para construir sociedades justas y equitativas. 

Se sostuvo que los bloqueos y sanciones impuestos por Estados Unidos a países de América Latina son considerados ilegales, injustos y causan sufrimiento innecesario a los pueblos afectados. Es importante que la comunidad internacional condene y busque la eliminación de estos bloqueos, promoviendo el diálogo y la negociación como vías para resolver conflictos. Además, es crucial que la Unión Europea adopte una postura de no apoyo a estos bloqueos, priorizando el respeto a la soberanía y el bienestar de los pueblos latinoamericanos. 

Se manifestó el apoyo a la realización de un Tribunal Internacional contra el Bloqueo a Cuba, a celebrarse los días 16 y 17 de noviembre de 2023 y se exigió la retirada de Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo. 

Se convocó a las movilizaciones previstas para el 21 de septiembre, en defensa de la Paz y la Solidaridad, contra la espiral belicista y por la disolución de los Bloques Militares, comprometiéndonos a seguir trabajando por la declaración del Atlántico y el Mediterráneo como zona de Paz, libres bases militares. Se aprobó promover una campaña de denuncia contra los bloqueos y medidas coercitivas que sufren muchos Estados de todo el Mundo a manos del imperialismo y, de forma específica, los que se sufren de una manera especial Cuba, Venezuela y Nicaragua que deben terminar de inmediato. Denunciamos en este sentido la utilización del Parlamento de la UE como instrumento al servicio de estos ataques. 

Se destacó que la protección de los pueblos originarios de América Latina es fundamental para preservar su identidad, cultura y derechos. Es necesario garantizar su participación efectiva en las decisiones que afectan sus territorios y recursos naturales. La defensa de los valores de los pueblos originarios, como el respeto a la naturaleza, la interconexión con el entorno y la vida en armonía, es crucial para promover un desarrollo sostenible y equitativo. Se debe respetar y reconocer el modelo de desarrollo y propiedad colectiva de los pueblos originarios, que se basa en la gestión comunitaria de los recursos y la preservación de su forma de vida ancestral. 

Estos puntos y muchos más, fueron tratados en diversos días, diferentes países, en este mes de julio, y entendemos son un aporte sustancial de la sociedad, latinoamericana, caribeña y europea, para contribuir en temas que se consideraron vitales a la hora de analizarlos, debatirlos y aprobarlos. 

Foto de portada:

Encuentro de la Cumbre de los Pueblos.

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas