Naciones Unidas felicitó a Uruguay por la instalación de la UAM

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) saluda la puesta en marcha de la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM) por otorgar una "mejora continua de este espacio que cumple una función indispensable en la diversificación de la dieta, la sostenibilidad de la cadena alimentaria, la promoción de productos locales, la diversidad y calidad de la oferta de productos frescos".
0
123

Entre 2000 y 2004, la FAO apoyó el análisis de la situación del Mercado Modelo, sustituido hoy por la UAM. En 2012, también brindó apoyo técnico para definir las características de lo que hoy finalmente es la nueva central de abasto, que no solo es mayorista, sino que también está habilitada para la venta minorista.

“Estamos disponibles para acompañar el desarrollo a corto, mediano y largo plazo, de la mayor central hortifrutícola mayorista de Uruguay y la mejora continua de este espacio que cumple una función indispensable en la diversificación de la dieta, la sostenibilidad de la cadena alimentaria, la promoción de productos locales, la diversidad y calidad de la oferta de productos frescos”, dijo el Representante ad ínterim en Uruguay y Oficial Principal de Políticas para América Latina y el Caribe de la FAO, Rubén Flores, en un video publicado en redes sociales.

“Seguiremos apoyando para que la gestión de la UAM sea referencia en la región,” enfatizó.

Claves para la alimentación

La FAO considera que los mercados mayoristas de América Latina y el Caribe cumplen una función indispensable en la diversificación de la dieta, la sostenibilidad de la cadena alimentaria, la promoción de productos locales, la diversidad y calidad de la oferta de frutas, verduras, carnes, pescados y de otros productos.

Por este motivo, esta agencia de Naciones Unidas trabaja desde 2018 con la Federación Latinoamericana de Mercados de Abasto (FLAMA), ahora velando por el abastecimiento permanente de alimentos para la población ante la pandemia, pero también a futuro.

En la actual situación mundial, los mercados mayoristas de América Latina son organizaciones fundamentales en la lucha contra los efectos de la COVID-19 en el abastecimiento alimentario.

En momentos de crisis, manejan un flujo constante de alimentos, pueden incidir evitando la especulación, las alzas de precios y cuidando que se cumplan las medidas preventivas de salud establecidas, contribuyendo a que la presente crisis sanitaria no se convierta también en una crisis alimentaria.

Por lo tanto, la FAO entiende que las centrales de abastecimientos de alimentos son actores principales en el sistema alimentario nacional para impulsar la seguridad alimentaria y nutricional de la población.

Como implican la participación de un importante número de actores, mercados como la UAM permiten “implementar políticas públicas de desarrollo rural basadas en la gestión de la información que ahí se genera” señala Flores. En ese sentido, mencionó que la posible facilitación de servicios financieros como el crédito agrario y servicios no financieros como la formación son “elementos que convierten a estos espacios en lugares de aprendizaje y desarrollo para la comercialización de productos saludables”.

En estos momentos, el trabajo colaborativo es clave para el intercambio de información sobre las diferentes iniciativas, en pos del buen funcionamiento de los mercados existentes en la región incluyendo la salud y condiciones de trabajo de su personal mediante la adopción de protocolos que reducan al máximo los riesgos del contagio en las operaciones diarias.

En ese sentido, la FAO y FLAMA han publicado una serie de recomendaciones para asegurar el buen funcionamiento de los mercados mayoristas de la región.

Vegetales para el mañana

Más allá de aspectos circunstanciales, los cambios estructurales de la sociedad relacionados al consumo de alimentos afectan de forma decisiva la apuesta y la operativa de los mercados mayoristas.

Frente a la pandemia, se abre una oportunidad para repensar el funcionamiento de los mercados mayoristas y otros espacios de comercio tradicional de alimentos, así como los sistemas agroalimentarios en general.

Flores entiende que “si aspiramos a una mayor seguridad alimentaria y nutricional para el período pospandemia, éste es el momento para investigar y experimentar formas innovadoras de comercialización y de abastecer en alimentos y la UAM nos da una excelente oportunidad para ello”.

Por este motivo la FAO saludó, a través de Flores, esta inversión de 100 millones de dólares que contará con 540 operadores y 95 hectáreas para mejorar la alimentación de la población, gracias a los esfuerzos y el compromiso de todas las personas que le darán vida cada día.

El nuevo espacio contará con infraestructuras y servicios para potenciar el desarrollo y la competitividad de las empresas del sector mayorista de distribución alimentaria y el desarrollo de actividades complementarias y conexas, en su sentido más amplio.

Estas características hacen que la UAM sea la primera plataforma logística de comercialización mayorista de alimentos del país. También supone dar el salto de un mercado de primera generación como lo era el Mercado Modelo, a uno de cuarta generación, mejorando la higiene, la conservación y manipulación de los productos, gracias a modernas e innovadoras instalaciones y servicios de frío, que resultarán en una reducción de las pérdidas y desperdicios de alimentos.

Por lo tanto, se da una necesaria mejora ambiental, además de logística.

La UAM, situada en el departamento de Montevideo, cuenta con un Mercado de Frutas y Hortalizas, un Mercado Polivalente, abierto al público en general, una nave de actividades logísticas y una zona de actividades complementarias.

 

Fuente FAO