Reunión virtual de Partidos Comunistas de América Latina con el PC de China

El Covid 19, la respuesta del capitalismo y las repuestas del socialismo, el mundo que vendrá.
0
512

Por Rony Corbo

El martes 9 de junio, a invitación del Partido Comunista de China y con el objetivo de fomentar la cooperación y el intercambio de experiencias entre China y América Latina, se realizó un intercambio político.

El Departamento Internacional del Comité Central del Partido Comunista de China convocó a una videoconferencia con varios partidos comunistas de América Latina (Partido Comunista de Cuba, Partido Comunista de Argentina, Partido Comunista do Brasil, Partido Comunista de Chile, Partido Comunista Peruano, Partido Comunista del Perú Patria Roja, Partido Comunista de Venezuela y Partido Comunista del Uruguay), con el tema ¨Superioridad del Socialismo en el Combate contra COVID-19¨.

En la reunión se debatió sobre la superioridad del socialismo como forma de organización social, constatada en diferentes áreas, en este caso en el combate contra la pandemia, confrontando la experiencia socialista contra las deficiencias demostradas por el capitalismo.

La delegación China estuvo presidida por Song Tao, ministro del Departamento Internacional y Li Juan viceministro. En su presentación Song Tao destacó los principales logros estratégicos de su país en la lucha contra la COVID-19. China puso bajo control la epidemia reanudando rápidamente la vida y el trabajo de la nación china.

Según afirmó esto demuestra “la enorme ventaja política del sistema socialista de China” y destacó que al hacer frente “al repentino brote de la epidemia el Comité Central del PCCh puso la vida y la salud del pueblo primero y actuó con medidas decididas”.

China básicamente frenó la propagación del virus en un mes, logró reducir el número diario de nuevos casos de transmisión a un solo dígito en alrededor de dos meses, y aseguró logros decisivos en la protección de Wuhan y Hubei en cerca de tres meses. Durante la batalla contra la COVID-19, China defendió el liderazgo centralizado y unificado del PCCh y concentró a los mejores médicos de la nación, el equipo más avanzado y los recursos necesarios para atender a los pacientes, con todos los costos del tratamiento cubiertos por el Estado. Logró maximizar las tasas de prueba y de cura, a la vez que minimizó los índices de contagios y de decesos.

Por la fortaleza de su sistema de Ciencia y Tecnología, China requirió menos de una semana para identificar la secuencia completa del genoma del nuevo coronavirus y aislar la cepa del virus, produjo diversos kits de prueba y rápidamente seleccionó un número de medicinas y tratamientos efectivos. Diferentes tipos de vacunas también han entrado en el proceso de pruebas clínicas.

Sobre la cooperación internacional, China ha ayudado a otros países y a organizaciones internacionales en la medida de su capacidad, demostrando el sentido de responsabilidad y su internacionalismo. “El sistema socialista de China puede superar grandes desafíos y hacer grandes contribuciones al progreso de la civilización humana”, indicó.

Cuba y el internacionalismo de Fidel

El Partido Comunista de Cuba comenzó agradeciendo la invitación del PCCh e informó de la llegada de los 52 integrantes de la primera Brigada Médica Cubana del Contingente “Henry Reeve”, que trabajó por dos meses, en la región italiana de Lombardía, siendo condecorados con la medalla italiana.

Angel Arzuaga, vicejefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba expresó: “La Covid-19 vino a confirmar lo que hace mucho tiempo sabemos, la esencia del capitalismo como sistema es la explotación y opresión de los trabajadores, agravados por las recetas neoliberales, que también niegan el acceso a la salud de las grandes mayorías. Ante esta dura realidad, requerimos trabajar juntos y luchar por un nuevo ordenamiento socioeconómico y político a nivel internacional, que globalice la solidaridad frente a la avaricia; la cooperación frente al egoísmo; la paz frente a la guerra; la dignidad y los derechos de todos los ciudadanos y pueblos, frente a la barbarie del capitalismo.

El socialismo, en cambio, lucha por la vida, la justicia, la igualdad y la prosperidad de los pueblos.

Entre las principales acciones y experiencias de Cuba contra el COVID 19 están:

La fortaleza de contar con un Estado Socialista, con un fuerte liderazgo del Partido y del Gobierno, con una alta responsabilidad y sensibilidad política y humana.

Un sistema de salud pública gratuita y universal, con un médico y una enfermera por cada 1.094 habitantes, y una amplia red de atención primaria, instituciones médicas y científicas de alto nivel trabajando en estrecha coordinación y consagración total.

La unidad y coherencia de todos los factores a nivel nacional en la implementación del Plan. Un amplio programa de capacitación. Participación popular consciente, disciplinada y activa en todas las tareas, y la más difícil, y a la vez la mejor vacuna, el distanciamiento social y físico. El reforzamiento de la vigilancia epidemiológica, un sistema de pesquisa activa, visitando a las personas en sus hogares y el diagnóstico temprano, a través de técnicas moleculares. Tratamiento ajustado a la enfermedad, asegurando la disponibilidad y capacidad productiva de los 22 medicamentos incluidos en los protocolos para el enfrentamiento y tratamiento de la Covid-19, como el Interferón alfa 2B, uno de los medicamentos aplicado exitosamente en China, al que se suman la Biomodulina T, el CIGB 258, y el anticuerpo monoclonal ITOLIZUMAB, entre otros; desarrollados por nuestros científicos e industria biotecnológica”.

Destacó que “por ello, ante la solicitud de varios gobiernos, y siguiendo el legado del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, y la vocación internacionalista de compartir modestamente lo que tenemos y no lo que nos sobra, Cuba ha enviado, hasta la fecha, 34 Brigadas Médicas, que pertenecen al Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Reeve”, integradas por 3.337 colaboradores (el 64 porciento mujeres) a 27 países, de América Latina y el Caribe, África, Medio Oriente y Europa, para enfrentar a la COVID-19; los que han atendido 61.237 pacientes y han salvado 6.678 vidas. Estas brigadas se suman al trabajo que ya venían realizando los más de 28 mil colaboradores cubanos de la salud, en 58 países, consagrados a salvar vidas, sin importar ideologías, razas, etnias y credos; donde también han preparado a 97 mil profesionales de la salud; a pesar de la inmoral campaña orquestada por Washington, que trata de desacreditar la colaboración médica cubana. Los países que se han plegado a esa política imperialista, han desprovisto a sus pueblos de una atención médica segura y hoy se encuentran entre los más afectados por la Covid-19”.

“La batalla no ha terminado, la experiencia aconseja no apresurarse, pero tengan la seguridad, que Cuba vencerá”, finalizó.

Argentina: El PCA es parte activa del gobierno de Alberto Fernández

La delegación del PCA estuvo encabezada por su secretario general, Victor Kot, quien valoró las medidas adoptadas por el gobierno de Alberto Fernández.

“Apoyamos la puesta en marcha, por parte de las autoridades, de la mayor cantidad de medios para concurrir a la prevención, y cura de pacientes, así como las tempranas y razonables restricciones a la vida habitual de la comunidad, a través de implementación del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio o cuarentena, con el fin de limitar a la mínima expresión posible la expansión del virus. Nuestra militancia toma parte activamente de las medidas implementadas, importantes aunque aún insuficientes dada la gravedad de la situación, desde el gobierno, apoyando las políticas de asistencia social, sanitaria, alimentaria y la implementación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), entre otros programas y trabajando cotidianamente en todo el país, con disposición solidaria y lucidez colectiva, en la asistencia a mayores, comedores, cooperativas, asistiendo en casos de violencia de géneros, y demás iniciativas tendientes a paliar la situación, en muchos casos de forma articulada con otras fuerzas políticas, movimientos sociales y autoridades municipales y provinciales”, indicó.

Agregó que “en esta tarea, para dar un ejemplo, nuestros/as camaradas intervienen desde el Movimiento Territorial de Liberación (MTL), que garantiza más de 500 ollas populares en todo el país para enfrentar un problema preexistente y profundizado por la gestión neoliberal del gobierno de Macri, el hambre y la falta de servicios básicos en los barrios populares. Estas ollas populares y comedores funcionan, además, como espacios de organización para enfrentar esta compleja coyuntura y asistir, por ejemplo, a víctimas de violencia de género a través del trabajo de promotoras territoriales. Estas acciones son urgentes en la actualidad para contribuir a las soluciones posibles en la coyuntura, acumular experiencia y disposiciones imprescindibles para la vida en común y haciendo comprender la importancia de sistemas sanitarios públicos de calidad y dotados de los recursos necesarios”.

“La pandemia es un escenario más de la lucha de clases en el cual, la defensa a ultranza por parte de las derechas de sus prebendas, sus ganancias y la explotación de trabajadores y trabajadoras se agudiza. Es así que ante cada una de las medidas esbozadas por el gobierno para enfrentar la situación, como la prohibición de despidos y suspensiones, la derecha intenta ignorarlas y las tilda de populistas o comunistas, enfrentándolas con todos los medios con los que cuentan y renovada ferocidad”, dijo.

“En este contexto, se manifiesta la disputa entre dos concepciones totalmente opuestas de sociedad y del destino de la humanidad. Una, la capitalista, que mercantiliza el conjunto de las relaciones sociales, impulsa el individualismo consumista, la explotación y el darwinismo social. Otra, la socialista, que propone otro tipo de sociedad, de economía en donde la salud, la educación, la vivienda, la alimentación, la cultura no sean bienes transables en el mercado sino derechos para el pueblo” culminó Kot.

Brasil. Falso dilema de vida versus economía

Como contraste a lo anteriormente señalado, y mostrando como el capitalismo trató la pandemia, Walter Sorrentino, vicepresidente y secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista do Brasil relató la angustiante situación de ese país, ejemplificando con números que realmente son elocuentes.

Sorrentino señaló que “es falso el dilema de “vida versus economía”, que afecta a varios gobiernos en el mundo. Brasil es el actual epicentro mundial de pandemia. Tenemos un sistema de salud universal, que es patrimonio nacional, pero fue desmantelado por la política económica neoliberal de los últimos 4 años. El gobierno actual no enfrenta la crisis sanitaria y deja que los costos sociales lo paguen los trabajadores, sub-empleados, los que están en el mercado informal y precario, y los sin trabajo”.

Para culminar el vicepresidente del PCdoB alertó “cuando la presión imperialista por parte de los EE. UU. sobre la región esta creciendo, con la amenaza de una intervención militar en Venezuela o la imposición de condiciones económicas a los gobiernos socios de Trump para no abrir sus mercados a la tecnología 5G de las empresas chinas, es momento de una alianza estratégica y de un frente para derrotar al imperialismo norteamericano, y en eso tenemos mucho que aportar”

El rol del movimiento sindical, del Frente Amplio y del PCU han sido formidables

Por el Partido Comunista del Uruguay participaron el secretario general, Juan Castillo, y el secretario de Relaciones Internacionales, Jorge Mazzarovich.

Transcribimos textualmente la intervención de Juan Castillo, en los 8 minutos de tiempo asignados a cada delegación.

“Queremos expresar en el inicio, nuestro reconocimiento por la iniciativa del Partido Comunista de China para la realización de esta conferencia y estamos muy agradecidos por la invitación a participar en nombre de nuestro Partido.

Momentos muy complejos para la humanidad. En el cuadro de la crisis general y estructural del capitalismo, la pandemia del Covid-19 ha puesto de manifiesto cómo, en la gran mayoría de los países, los sistemas de salud no estaban preparados para enfrentarla. Con el correr de los meses, esto se sigue expresando en algunos casos, con agravantes y sin saber cómo ni cuándo va a terminar. Consideramos que la batalla que ha librado y continúa librando el Partido Comunista, el Gobierno y el pueblo chino son un ejemplo que nos alienta en la lucha contra este virus.

Repudiamos las falsedades y acusaciones con las que el imperialismo ataca a la República Popular China. Quieren ocultar su fracaso que ha costado lamentablemente, millones de contagiados y miles de fallecidos en el mundo, especialmente en los Estados Unidos y en algunos de los países europeos. Hoy hacemos ésta conferencia cuando la cifra ha superado los 400 mil muertos en el planeta.

Naturalmente a nosotros nos duele cada uno de los seres humanos afectados. En nuestra América Latina las cifras de contagiados siguen subiendo en forma exponencial y también las cifras de fallecidos. Con profunda preocupación y dolor vemos diariamente el aumento especialmente en Brasil, Chile, Perú, Colombia, Ecuador y otros países.

Mientras tanto, Cuba, Venezuela y Nicaragua, atacadas por bloqueos, que en algunos casos son de muchos años y por sanciones absolutamente ilegales han sufrido un recrudecimiento, en medio de la pandemia, de las agresiones de todo tipo incluidas gravísimas amenazas políticas, diplomáticas y militares. Nos sumamos a expresar nuestra más absoluta solidaridad con el gobierno y pueblo de Cuba, ante una nueva provocación de la administración Trump, colocándola en una lista de países que no cooperan en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. Valoramos altamente la solidaridad brindada por el Partido Comunista de China con los gobiernos de estos países hermanos y también con otros países latinoamericanos.

Especialmente expresamos nuestro reconocimiento por la ayuda para enfrentar la pandemia que ha brindado China a nuestro país, Uruguay.

En nuestro continente consideramos que la principal herramienta de unidad para la lucha, es el Foro de San Pablo. Creado hace 25 años y que agrupa movimientos y partidos de todos los países, incluidos -por cierto- nuestros hermanos Partidos Comunistas. Somos partidarios de su fortalecimiento, mejorando en todos los aspectos su estructura y su efectividad política, de carácter antiimperialista y antioligárquico. Hoy aparecen nuevas iniciativas, como por ejemplo el Grupo de Puebla, que se transforma en la rama latinoamericana de la nueva Internacional Progresista.

Creemos que debemos continuar analizando estas definiciones, algunas de las cuales son planteos interesantes, aunque adelantamos que no compartimos ningún tipo de exclusión.

En el caso de nuestro país y luego de la derrota electoral que sufriéramos a fines del año pasado después de 15 años de gobierno del Frente Amplio – cierto que por la escasa diferencia del 1%, pero derrota al fin -, asumió un gobierno de derecha con sectores de ultraderecha el 1º de marzo de este año. Catorce días después, el gobierno decretó la emergencia sanitaria y el Frente Amplio, con pleno apoyo de nuestro Partido, dio todo su respaldo a esta medida. La labor de los 15 años pasados dejó una situación favorable a los intereses de la inmensa mayoría de nuestro pueblo y una infraestructura y política de salud que permitió enfrentar la situación.

Hoy nos encontramos con estas cifras: van 86 días de Emergencia Sanitaria; hubo 1.053 contagios en total contabilizados; segundo día de 0 (cero) caso detectado; 92 casos activos; 23 fallecidos y 4 en cuidados intensivos.

La contribución de nuestro pueblo ha sido formidable. Y el papel del movimiento sindical y social, del Frente Amplio y de nuestro Partido han cumplido un rol muy positivo que, aun manteniendo profundas diferencias políticas con el gobierno actual, ayudó a enfrentar la pandemia.

Pero los otros costos para el pueblo son más duros: creció en más de 5 veces el seguro de paro; la desocupación en el orden del 11% y continúa creciendo; caída del salario real; aumenta la inflación y también el índice de precios al consumo. Crece la pobreza y la miseria. Hace pocos días la respuesta del movimiento sindical y las organizaciones sociales fue contundente, expresada en una gran y masiva movilización a nivel nacional.

Todo indica que el mundo posterior a la pandemia, cualquiera sea el período en el que esto se concrete, ya no será igual. Pensamos que la respuesta a cuál será ese mundo y sus características principales es uno de los temas fundamentales en nuestro debate y en nuestra acción política. Lo que está planteado hoy por parte de diversas organizaciones y personalidades políticas con opiniones que repercuten en el mundo, es el riesgo enorme de una hambruna generalizada, de un desempleo y desamparo de muchos cientos de millones de seres humanos.

Consideramos que la acción de países enfrentados al sistema capitalista y a su expresión más brutal, el imperialismo, unido a la lucha de los más amplios sectores por sus derechos y la búsqueda de caminos diferentes a los que aplica el capitalismo, puede conducirnos a salidas progresistas, con una presencia muy fuerte de la izquierda y los trabajadores. Para nosotros, caminos que nos conduzcan al socialismo. Somos históricamente partidarios de la unidad de los partidos comunistas del mundo. En este año en que se cumplen 100 años de nuestra fundación, el Partido Comunista del Uruguay reivindica y reitera esta profunda convicción internacionalista. Consideramos muy importante que el Partido Comunista de China sugiera la creación de un Frente Unido de Partidos Comunistas. Como siempre, esta es una tarea vital y compleja. Pensamos que sería conveniente explorar la posibilidad de crear un núcleo coordinador para las comunicaciones actuales que pudiera estar integrado -por ejemplo – por dos países por continente y que fuera creando las condiciones para poder promover un encuentro presencial cuando las condiciones sanitarias lo permitan y con una preparación suficiente.

Finalmente camaradas, queremos saludar a todos los partidos amigos; a los que han conmemorado su centenario y los que estamos por cumplirlos; especialmente a los comunistas chilenos que celebraron en estos días sus 108 años. Al Partido Comunista de China que el año próximo celebra su centenario y al cual expresamos nuestra alta valoración por los avances logrados y manifestamos nuestra solidaridad ante los ataques concentrados contra la República Popular China por parte del imperialismo, particularmente del gobierno de Estados Unidos”.