Trabajadoras sexuales: “No defendemos la prostitución sino los derechos humanos de las personas que ejercen la prostitución”

La Organización de Trabajadoras Sexuales del Uruguay (O.TRA.S.) está desarrollando una campaña para la compra de útiles escolares, túnicas, moñas y calzado para hijos e hijas de las trabajadoras, porque «la educación es la herramienta transformadora».
0
19

A través del colectivo Abitab N° 114606, se reciben aportes para poder comprar los insumos básicos necesarios para 215 niños, niñas y adolescentes que en pocos días comenzarán sus cursos a nivel escolar o liceal.

La presidenta de la organización O.TRA.S., explicó al Portal del PIT-CNT que la pandemia impactó en la realidad de muchas trabajadoras sexuales que suelen ser “las olvidadas de siempre” y “no entramos en el discurso de nadie” a la hora de los planteos y las políticas públicas. Para Karina Núñez, la discriminación y estigmatización sigue siendo un fenómeno arraigado en la sociedad y “la educación es la única forma por la que nuestras hijas e hijos pueden comenzar a romper esa realidad”.

“La educación es vital para cortar esa cadena, por ello es importante que quienes puedan nos apoyen con esta campaña, porque no es lo mismo que un niño o una niña vaya el primer día de escuela con la túnica vieja o reciclada de otros años a que llegue con su túnica nueva como el resto de sus compañeritos de clase. Hay que entender que ya los discriminan, ya los miran distinto, entonces, todo lo que podamos hacer para que vayan en igualdad de condiciones a clase, es muy importante”.

En tiempos donde se habla insistentemente de cambios culturales en clave de derechos, Núñez aseguró que al día de hoy persisten rasgos típicamente discriminadores en la sociedad uruguaya. “En mi época, cuando iba a la escuela muchas veces terminaba a las trompadas porque decían «ahí llega la hija de puta». Siempre me agredían con frases así. Y es que a la hora que yo entraba a la escuela N° 168, República de Rumania, en Casavalle, mi madre llegaba de trabajar. Todo eso incidía en la violencia que ejercían los compañeros más abusadores. A veces me esperaban en el baño para manosearme porque era la hija de la puta”.

Para la referente de O.TRA.S., la educación es clave y por allí pasa cualquier intento de modificar esta realidad, a nivel social como familiar. “La permanencia de nuestros hijos e hijas en los centros educativos es la forma más contundente para cortar con la explotación sexual comercial y los abusos a nivel intrafamiliar, para que se termine esa forma de ver el trabajo sexual como única opción laboral para una familia”. Cabe recordar que Núñez es madre de una adolescente que es la primera en «romper la cadena» de cuatro generaciones de trabajadoras sexuales en su familia y su hija llegó a la Universidad.

Zona de riesgo
La pandemia golpeó y duro en distintos ámbitos de la sociedad. A las trabajadoras sexuales, las colocó en zona de riesgo. “Se limitaron las posibilidades de trabajo. Estamos hablando de mandar a los hijos e hijas a la escuela. Una túnica cuesta entre 600 y 700 pesos y tenemos compañeras que están saliendo a hacer sexo oral por 50 pesos. Eso es lo que lamentablemente deben aceptar. Yo me pregunto cómo hacen para vivir y pagar las cuentas”.

Por otra parte, Núñez informó que en la actual coyuntura, hay zonas del país donde se aplica un «toque de queda» no declarado lo que implica que a partir de determinada hora de la noche se le exige a las Trabajadoras Sexuales que abandonen la vía pública, su lugar de trabajo. “Si te retiran de un espacio público con la Policía, a pesar que tengas la libreta al día, eso para nosotras es un toque de queda, aunque no lo llamen así”. Núñez dijo al Portal de la central sindical que eso viene sucediendo en los departamentos de Rivera y Salto y no descarta que pase algo similar en otros sitios del país. “También sucede que en algunas localidades no hay médicos disponibles y las trabajadoras no pueden actualizar sus libretas o al existir cupos limitados por la pandemia se demoran los trámites. Mientras tanto, las que no tienen la libreta vigente no pueden salir a trabajar”.

Derechos
La totalidad de las trabajadoras sexuales nucleadas en O.TRA.S. tiene su libreta lo que las habilita a trabajar. “La nuestra es una organización de trabajadoras sexuales y no de personas en oferta de prostitución. Si son trabajadoras sexuales, tienen que tener la libreta, y si no han tramitado la libreta no pueden formar parte de nuestra organización, eso está establecido así en nuestros estatutos. Y es importante señalar algo más: nosotras no defendemos la prostitución sino los derechos humanos y fundamentales de las personas que ejercen la prostitución”, remarcó.

Según cifras que maneja O.TRA.S., por cada trabajadora sexual con libreta, hay tres personas que ofrecen servicios sexuales que no lo tienen, “con todo lo que eso conlleva en materia de riesgos para la salud, la vulneración de sus derechos y hasta el aprovechamiento de quienes tienen la tarea de controlarnos”.

Apoyos
Las trabajadoras sexuales nucleadas en O.TRA.S. han recibido el apoyo de donaciones o fondos para sobrellevar la pandemia y sostener la alimentación básica en tiempo de pandemia. Uno de los apoyos provino del fondo de la Biblioteca María Abella Ramírez, y también han contado con donaciones de Uruguay Adelante, un conjunto de asociaciones civiles que se unieron para organizar la solidaridad que brindan a ollas populares y organizaciones.

Al día de hoy, O.TRA.S. está conformada por 142 trabajadoras sexuales de ocho departamentos. Y se está trabajando para organizar nuevos núcleos militantes de trabajadoras sexuales en otras zonas del país. “Nosotras somos un grupo de militantes, no somos un grupo de asistencia a la pobreza. Porque si no tendríamos que sumar a todas las compañeras incluso a las que tienen a los fiolos durmiendo en su casa. Y eso no. En cambio a las trabajadoras que militan por los derechos y levantan las banderas les tenemos que asegurar al menos un plato de comida. Pero no somos un grupo de beneficencia. Somos un colectivo que militamos por nuestros derechos”.

Núñez confirmó al Portal que durante 2021 se volverán a realizar encuentros de formación y capacitación en materia de derechos, “porque ese es nuestro fin”, ya que “no nos juntamos para compartir nuestra tristeza y secar nuestras lágrimas sino para estudiar, promover y difundir nuestros derechos. Nos juntamos para visibilizar nuestros derechos. Si hoy la realidad es que tenemos que pelear por algo tan básico como un plato de comida, lo hacemos. Y mañana tendremos que salir a pelear por el resto de nuestros derechos y que nos vean como al resto de las mujeres. Para que no nos vean como algo paralelo, que las mujeres de determinado estrato social luchan por algunos derechos y las que estamos en otro peleamos por otras cosas. Nos siguen apartando de los espacios de reivindicación y militancia por los derechos de las mujeres como si fuéramos mujeres distintas. No dejan de vernos como víctimas y no ponen el énfasis en nuestros derechos como mujeres más allá de la profesión que ejerzamos”.

Campaña

Colectivo Abitab N° 114.606

Lo recaudado se destinará a la compra de útiles escolares, túnicas, moñas y calzado de 215 niños, niñas y adolescentes hijos e hijas de 142 trabajadoras sexuales.

Fuente: http://www.pitcnt.uy