Multitudinario cierre de campaña del MAS

Arce precisó que el país se encuentra “sin democracia” y sumido en una “profunda crisis económica”.
0
7

Durante el acto de cierre de campaña nacional celebrado este miércoles en la ciudad de El Alto, Bolivia, Luis Arce, el candidato a la presidencia por el Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), Luis Arce, aseguró que “hay que recuperar la patria”.

“El pueblo boliviano confía en la candidatura del pueblo, el pueblo ha mostrado firmeza, el pueblo hoy está consciente de lo que estamos atravesando”, precisó Arce ante una multitud de seguidores, a quienes agradeció “tanto cariño y apoyo”.
Arce, que fue ministro de Economía del gobierno de Evo Morales estaba acompañado por David Choquehuanca, candidato a vice y ex canciller.
Arce aseguró que el país se encuentra “sin democracia” y sumido en una “profunda crisis económica”, luego de haber vivido un proceso de recuperación de la economía durante los Gobiernos que encabezó el ex presidente Evo Morales desde el año 2016. “El país estaba quebrado cuando llegamos al poder”, acotó.
Al respecto, el líder boliviano recordó que la gestión del MAS al frente de Bolivia consiguió “los mejores indicadores económicos y sociales del país”, sin embargo, recalcó que “hoy tenemos el mismo desafío porque nos van a entregar un país quebrado, sin recursos”.
“Somos la única garantía de la política social”, puntualizó el candidato masista, al tiempo de advertir que se necesita “garantizar el empleo y el ingreso de la familia boliviana” para devolver al pueblo lo que le corresponde por derecho.
Asimismo, Arce denunció la campaña de desinformación que gesta la derecha contra el MAS al enviar mensajes a los teléfonos celulares de varios policías de base y a soldados del servicio militar, alegando una supuesta eliminación de estos grupos de seguridad si la formación política llega al poder.
“Hemos visto como hay varios medios de comunicación que han hecho el esfuerzo por denunciar varios actos de corrupción y como este gobierno de facto lo ha perseguido, incluso a su familia. Garantizaremos el derecho a la libre expresión”, sentenció.
Durante el acto de cierre de campaña, los candidatos por el MAS recibieron el bastón de mando de los amautas “con las energías de la Pachamama y de nuestros ancestros”, indicó el candidato presidencial que lleva como vicepresidente a . “Concluimos nuestra campaña electoral fortalecidos por el gran apoyo y cariño del pueblo boliviano”, agregó el también economista, quien resaltó que la dupla del MAS-IPSP aspirante a la presidencia de Bolivia devolverá “estabilidad y paz social” al país.

Observadores internacionales seguirán elecciones

El presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (TSE), Salvador Romero, informó este miércoles que cuatro misiones de observación internacional iniciaron ya el seguimiento de las elecciones del próximo 18 de octubre en el país.
De acuerdo con Romero, las misiones son “de la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA), el Centro Carter y la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore)”. En tanto, anunció que el TSE también ha acreditado a otras delegaciones extranjeras y a personalidades políticas internacionales.
Por su parte, el jefe de la delegación de observación internacional perteneciente al Centro Carter, José Antonio De Gabriel, declaró la confianza en el proceso electoral boliviano, y dijo que espera una jornada de votaciones que transcurran “con normalidad” y “que sea una fiesta democrática en la cual se expresa la pluralidad de un país”.
El enviado internacional calificó de positivas las tareas realizadas por el TSE en función de dar transparencia a los venideros comicios, y agregó que lo verdaderamente importante para un tribunal electoral “no es quien gane las elecciones, sino cómo se ganan las elecciones”, situación que pasa por la “apertura, pluralismo e inclusión”.
En tanto, el jefe de la delegación de la OEA, Francisco Guerrero, tras reunirse con la presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, declaró que el organismo internacional espera que las autoridades garanticen unos comicios transparentes y sin violencia, pues “hemos hablado de un principio fundamental de la democracia que es la lealtad a los resultados, el respeto a los resultados”.
Durante las elecciones del año 2019, la misión de observadores de la OEA fue una de las que se sumó a las denuncias de presunto fraude del Movimiento al Socialismo (MAS).
En aquel momento, la delegación de la OEA presentó un informe de observación y una auditoría, en la que planteaban supuestas irregularidades, así como la necesidad de “volver a realizar las elecciones”.
Al respecto, el director del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), Alfredo Serrano, advirtió que la OEA presentó un “informe con falta de rigor y de responsabilidad”, por lo que había que “mirar con lupa, paso a paso las acciones de la Organización de Estados Americanos”.
En las próximas horas arribarán a Bolivia también delegaciones de observadores de la Unión Europea, el Parlamento del Mercosur, así como la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina.
De igual forma, el Grupo de Puebla enviará una misión observadora que estará conformada por varios de sus miembros, y contará con el acompañamiento técnico del Consejo Latinoamericano de para la Justicia y la Democracia (Clajud), y político del Grupo Parlamentario Iberoamericano (GPI) de Puebla.
Según esta delegación, una vez en el país sostendrán reuniones con actores políticos de los distintos partidos, recibirán de las autoridades electorales informes sobre la organización y desarrollo de los comicios y cumplirán un papel de facilitador democrático.

Casi un año del golpe

A casi un año del golpe de Estado se realizarán las elecciones presidenciales de este domingo. El 12 de noviembre de 2019, la hasta entonces senadora Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta sin contar con el quorum necesario en el Parlamento. Se instauró, ese día, el actual Gobierno de facto que cumplió 11 meses en el poder este lunes.
El proceso fue pospuesto en tres ocasiones, la última de ellas incumpliendo el pacto entre las organizaciones políticas y el Tribunal Supremo Electoral (TSE) que las fijó para el 6 de septiembre de 2020.
Apenas seis días después de su autoproclamación como presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez decretó un aumento presupuestal de 5.038.126 dólares aproximadamente para las Fuerzas Armadas (FF.AA.), con el objetivo de enfrentar las exigencias y manifestaciones populares que pedían elecciones generales y el restablecimiento del orden constitucional.
En los días que siguieron al golpe, el país vivió una desestabilización institucional y represión contra centenares de indígenas y otros sectores sociales. En septiembre de 2020 la Defensoría del Pueblo de Bolivia concluyó que la represión policial contra las protestas en las localidades de Sacaba y Senkata terminó en “una masacre” y fue responsabilidad del Gobierno de facto.
Estos 11 meses han estado marcados por la represión, la corrupción, el despilfarro y el ajuste contra el pueblo.
También por casos judiciales amañados contra Evo Morales e integrantes de sus gobiernos. De hecho Morales y su vicepresidente Alvaro García Lineras, están proscriptos. Y el gobierno golpista intentó proscribir al MAS.
Este 8 de octubre, la golpista Áñez homenajeó a los asesinos de Ernesto Che Guevara.

(Con información de Telesur y elaboración propia)