El partido de Le Pen: el gran perdedor en las elecciones regionales francesas

0
15

El partido Agrupación Nacional (RN, en sus siglas en francés), que representa a la extrema derecha francesa, no alcanzó a imponerse en ninguna región durante la segunda vuelta de las elecciones regionales francesas.

Dirigido por Marine Le Pen, RN había alcanzado, durante la primera vuelta, la victoria en la región de Provenza, luego de aventajar por cuatro puntos al conservador Renaud Muselier, pero ya en esta segunda vuelta la Agrupación Nacional fue “sobrepasada por doce puntos de diferencia por los conservadores, que representan al actual presidente de la región”.

La derrota del ultraderechista partido francés, señala el sitio KaosenlaRed, se verificó también “en otras regiones donde participaba en la segunda vuelta, pero donde casi no tenía opciones de ganar, como la región Norte, donde quedó en segundo lugar, pero muy alejado del conservador Xavier Bertrand”.

La segunda vuelta electoral, ha traído consigo la debacle del partido del actual presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien encabeza La República en Marcha (LREM).

Ya en la primera vuelta, la agrupación política de Macron había experimentado un estrepitoso fracaso.

Macron que no pudo votar a su partido, ya que quedó clasificado para pasar a la segunda vuelta, había pedido “a sus simpatizantes que votaran el frente alternativo a la extrema derecha de Le Pen”.

En esta segunda vuelta, las fuerzas de izquierda francesas, resultaron ganadores en Catalunya Norte, donde los socialistas, ganaron 10 de los 17 cantones departamentales, lo que asegura revalidar a la actual presidenta del Consell Departamental, Hermeline Malherbe.

La segunda ronda de las elecciones regionales, reavivaron a la derecha tradicional, los llamados Republicanos, quienes ahora tendrán que decidir con cuál candidato se presentan para las próximas elecciones.

Esta segunda ronda de elecciones regionales, se ha caracterizado por el elevado número de abstenciones, lo que constituye un verdadero récord al ubicarse, de acuerdo a las diferentes proyecciones realizadas, en un 66%.
La abstención en las últimas elecciones regionales del 2015 fue del 41,6%, del 48,8% en el 2010 y del 44,3% en el 2004, lo que significa que, “en estas elecciones de 2021 la participación electoral habría caído casi un veinte por ciento más”.