Evo Morales: “en Bolivia, en menos de tres años, hubo un golpe de Estado y dos tentativas fallidas”

0
22

Este domingo, el expresidente y líder del MAS, Evo Morales, solicitó que se investigue al expresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, y a todos los vocales.

La investigación pedida por Morales se enmarca en lo que se conoce como el caso de “golpe de Estado II”, denunciado la pasada semana por el gobierno boliviano.

Durante su habitual programa dominical en la radio Kawsachun Coca, Evo Morales recordó todo el proceso de las elecciones de 2020 que condujeron a la victoria a Luis Arce Catacora.

En el curso del programa, el expresidente señaló que se había fraguado todo un plan, “no sé si Murillo ha recibido instrucciones de EEUU para que se afirme que ellos van entregar la banda presidencial, pero no a Lucho Arce, no al MAS; entonces estaba cantado el golpe de Estado”, a lo que agregó que “Salvador Romero tiene una responsabilidad” y “debe ser investigado”.

Morales recordó que, en la noche de los comicios y mientras toda la población aguardaba los resultados del recuento rápido, el presidente del Tribunal Supremo Electoral, tardó en dar su conferencia de prensa.

De acuerdo al expresidente la actitud asumida por el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), “era para desviar, yo diría, la información correspondiente”.

Hubo que esperar, recordó a que, pasada la medianoche se dieran a conocer por redes privadas los resultados que anunciaban la victoria de Luis Arce.

“¿Qué estaban montando? Hemos esperado cuatro horas (para conocer los primeros resultados) estaban tramando algo y los cinco miembros del TSE tienen que ser investigados; no estoy diciendo procesados, (sino) investigados profundamente, ahí sí ellos estaban preparando el fraude correspondiente”, enfatizó Evo.

Tal y como ha sido denunciado antes, en Bolivia, “en menos de tres años, hubo un golpe de Estado y dos tentativas fallidas, primero fue el golpe de Estado perpetrado contra Evo Morales y la democracia boliviana el 2019, protagonizado por el régimen de facto de Jeanine Áñez; luego en octubre de 2020, se intentó dar otro golpe”, resalta en su página web kawsachuncoca.

En 2020, denuncia el expresidente boliviano, se pretendía impedir que el candidato ganador de las elecciones nacionales Luis Arce fuera posesionado como nuevo presidente; luego entre los meses de marzo a abril de 2021, se produjo otra intentona golpista, “cuando la derecha cruceña y boliviana trataba de rearticularse” y “Luis Fernando Camacho amenazaba al gobierno de Arce diciendo “cuidado te vaya como a Evo Morales”.

De acuerdo a Morales, “la justicia debiera actual de oficio, ya que estos hechos esta tipificados en la Constitución Política del Estado como sedición, conspiración, complot y acoso político” y agregó que si la misma hubiera actuado como marca la ley “algunos candidatos que ahora son gobernadores o alcaldes, estarían en la cárcel”.

En su alocución radial, el expresidente boliviano, lamentó que el régimen de Áñez continuara negando que hubo golpe de Estado el 2019, cuando, afirmó, “existen como 18 investigaciones internacionales de constitucionalistas, investigadores, universitarios y de medios de comunicación, que aseguran que hubo golpe de Estado”.

“Estos estudios son corroborados por notas de prensa donde a través de las cuales, por ejemplo, el 24 de julio del 2020 se conoció la participación de la empresa Tesla, el mayor fabricante de autos eléctricos del mundo, en el golpe de estado en Bolivia”, agrega la agencia de noticias, quien recuerda que, Elon Musk, fundador y director de esta empresa había afirmado que derrocarían a “quién queramos”.

En este sentido Evo Morales, destacó que lo “que le pasara al pueblo boliviano no era de su interés, sino su litio. Son hechos que las exautoridades como el ex ministro de Gobierno de Gobierno Fernando López no pueden negar”.

“El Golpe de estado de 2019 fue un golpe al litio”, ratificó Morales.

“Lo que no soportan es que un pueblo subdesarrollado, pobre como Bolivia, quiera industrializar el litio para convertirse en una potencia económica que defina el precio de este recurso de alta demanda en el mundo entero, con el litio no solo se construyen baterías para automóviles eléctricos, sino también para celulares, drones y para poner en marcha industrias de todo tipo”, añadió Evo quien denunció, una vez más que en el Golpe de Estado, “lamentablemente también participaron organismos internacionales como la ONU, la UE y hasta la Iglesia Católica que, en Bolivia a través de la Conferencia Episcopal, avaló el hecho ilegal anticonstitucional y apoyó al régimen golpista”.