Hablan los trabajadores: hoy con Junior Belén Presidente del Sindicato de Obreros de la Caña de Azúcar (SOCA)

0
16

La pasada jornada se informó, que Alur no continuaría arrendando un campo de caña que funcionaba como semillero, para evaluar el impacto social de esta decisión, EL POPULAR se puso en comunicación con el dirigente sindical y esto fue lo que nos manifestó sobre lo que está aconteciendo:

“Lo del campo de Belén, el semillero de Belén lo vemos con mucha preocupación, realmente es una experiencia de alto impacto social en una zona donde no hay nada en lo que a trabajo se refiere, es estratégico para el proyecto Alur mantener este semillero propio algo que ya de por sí es importante, pero sobre todo por el impacto social que significa tener un área de caña en una zona del país donde la falta de trabajo está a la vista todos los días.

Esto se encuadra también, con la intención de Alur de cerrar o no renovar el arrendamiento del campo de Placeres acá frente al ingenio, donde también, desde el 2006, al igual que el campo de Belén, se arrienda el área y se coloca a trabajadores rurales para que empiecen una experiencia como pequeños productores, con diferentes resultados como es lógico, pero como generador de trabajo y hoy Alur también, en el campo Placeres no está dispuesta a renovar el arrendamiento, al igual que en Belén.

Así como también en la colonia de productores Raúl Sendic, que es una experiencia donde hay muchos trabajadores asalariados rurales que han pasado a ser colonos y pequeños productores, Alur no les estaría tomando la materia prima, o sea no les estaría comprando la caña, lo que significa realmente echarlos del sistema, algo que nos preocupa.

Y todo esto se encuadra en una política de achique por parte del nuevo directorio de ANCAP y de Alur, quienes ya han planteado los lineamientos del Poder Ejecutivo, sobre todo de desmonopolizar a Ancap de abrirse a la importación de privados de combustible, de bajar las mezclas, de achiques constantes plasmado en lo que hoy es la Ley de Urgente Consideración (LUC) y en un proyecto de ley que reformula o intenta reformular la política de los biocombustibles para poder cerrar así la planta de biodiesel de Capurro que es otra de las intenciones que tiene la actual dirección y el Poder Ejecutivo.

Por lo tanto, todo esto se encuadra en una política de achique y de desactivación de todas estas unidades productivas que tienen un impacto social más que importante en zonas del país donde realmente no hay otras alternativas de trabajo, generando así más desocupación y más pobreza.

Toda esta situación, va a ser tratada en la coordinadora de Sindicatos de Ancap, del cual somos integrantes junto a los restantes sindicatos, nos mantendremos en comunicación con los trabajadores de Belén, con quienes nos solidarizamos, porque consideramos que esto causa un enorme perjuicio para todas sus familias”.