Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

EEUU: Pelea entre “halcones”

Bolton, representante de la ultra derecha republicana, denuncia a Trump. Guaidó se queda sin padrino.
0
211

Por Rony Corbo

La política estadounidense se vio conmovida hasta sus cimientos con la “filtración” de un ejemplar del libro de John Bolton, quien fue asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump.

Bolton inició su estadía en la Casa Blanca con Ronald Reagan, siendo consejero de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID). Posteriormente George W. Bush le nombró provisoriamente embajador ante la ONU, en agosto de 2005, siendo uno de los impulsores principales de la invasión a Irak. Un año después dimitió dado que no contaba con los votos en el Congreso para su nombramiento permanente dado su pensamiento belicista. Donald Trump sorprendió a los analistas políticos norteamericanos cuando lo nombró Asesor de Seguridad Nacional, cargo que ejerció durante 17 meses.

Luego de retirarse Bolton escribió un libro titulado “The Room Where It Happened: A White House Memoir” (La habitación donde sucedió: una memoria de la Casa Blanca), a inicios de este año. En 577 páginas relata como el presidente Donald Trump manipuló a su antojo la política exterior de los Estados Unidos, para beneficio de sus propios fines en base a las notas que tomaba detalladamente en todas las reuniones donde participaba.

Entre otras apreciaciones en su libro dijo que el presidente Donald Trump no es «apto para el cargo» y no tiene «la competencia para llevar a cabo su trabajo».

El Departamento de Justicia presentó una la demanda en un tribunal federal de Washington DC para impedir la publicación del libro, con el argumento de que el ex asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, no sometió el texto a revisión previa, lo que es obligatorio luego de “Wategate” para todos los funcionarios de gobierno que manejen información confidencial.

Sin embargo varios medios norteamericanos, incluidos el New York Times, el Washington Post y el Wall Street Journal, obtuvieron hace unos días una copia del libro y han publicado sus principales contenidos.

El libro se encuentra ya en las redes sociales y los abogados de Bolton informaron a la justicia que 200,000 copias ya fueron enviadas a las librerías.

Los contenidos de este libro han tenido una gran repercusión mundial por los comentarios que realiza de las reuniones de Trump con los principales líderes mundiales.

Hay que ver como impactan las afirmaciones en la elección presidencial de los EEUU, lo que parece ser el principal objetivo de Bolton: pasarle la cuenta a Trump por su rápido despido de la Casa Blanca y por no tomar acciones militares en zonas estratégicas. Veremos como la oposición demócrata utiliza estas denuncias del ala derecha del Partido Republicano contra su propio presidente.

Las principales afirmaciones de Bolton

Como dijimos, Bolton, en su carácter de Asesor de Seguridad Nacional de Trump, acompañó al presidente en sus dos cumbres con Kim Jong Un de Corea del Norte, en su reunión con Vladimir Putin de Rusia, en una reunión con Recep Tayyip Erdogan de Turquía y en varias reuniones con Xi Jinping de China.

Justamente una de las acusaciones más fuertes del Libro de Bolton es cuando denuncia que Trump le pidió al presidente chino, Xi Jinping, el verano pasado que lo ayudara a ganar la reelección aumentando las compras agrícolas de China a los agricultores estadounidenses. Según publica el Wall Street Journal, cita textual del libro de Bolton: «Trump dijo con aprobación que había una gran hostilidad hacia China entre los demócratas. Luego, Trump, asombrosamente, dirigió la conversación hacia las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos, aludiendo a la capacidad económica de China y suplicando al [Presidente] Xi [Jinping] para asegurarse de que ganara. Hizo hincapié en la importancia de los agricultores y el aumento de las compras chinas de soja y trigo en el resultado electoral. Imprimiría las palabras exactas de Trump, pero el proceso de revisión previa a la publicación del gobierno ha decidido lo contrario”.

Bolton también asegura que Trump no era rival para el presidente ruso Vladimir Putin que junto con el canciller Serguei Lavrov propinaron grandes derrotas a la política internacional de los Estados Unidos. Esto trae como resultado el retirar perentoriamente las tropas estadounidenses y entregar la victoria estratégica a la Rusia de Vladimir Putin en Siria. Dice Bolton y alerta: “Trump tiene la intención de hacer lo mismo en Afganistán”.

The Washington Post toma una aparte del libro que cuenta una reunión en 2018 con el presidente turco, donde Erdogan le dio a Trump un memorando alegando que una empresa turca bajo investigación en los Estados Unidos era inocente. «Trump luego le dijo a Erdogan que se encargaría de las cosas, explicando que los fiscales del distrito sur no eran su gente, sino que eran personas de Obama, un problema que se solucionaría cuando fueran reemplazados por su gente».

Otra de las denuncias de Bolton tiene que ver con como Trump dio luz verde a Benjamín Netanyahu, para anexar ilegalmente grandes extensiones de tierra palestina en Cisjordania situación que la estamos viendo hoy.

En oriente medio Bolton critica a Trump quien se apresura a enterrar el acuerdo nuclear de Irán de 2015 y reimpone un embargo a Teherán abriendo innecesariamente un nuevo frente.

El “problema” Venezuela

The Washington Post, citando a Bolton sobre Venezuela dice que aunque Trump aprobó una propuesta de Bolton para declarar públicamente que EE.UU. reconocía a Guaidó en lugar de Maduro, en 30 horas “Trump ya estaba preocupado de que Guaidó pareciera débil, un ‘niño’ en comparación con el ‘duro’ de Maduro y consideró cambiar de rumbo”.

Al mismo tiempo, Bolton atribuye a Trump una serie de afirmaciones como, por ejemplo, que habría dicho que invadir Venezuela sería “cool” (genial) y que el país sudamericano es “en realidad, parte de Estados Unidos”.

Siguiendo con Venezuela afirma “Mientras que los países europeos y latinoamericanos dejaron abiertas sus embajadas en Caracas en 2019, el Secretario de Estado de EE. UU. Mike Pompeo decidió retirarse, preocupado de que el personal de EE. UU. Allí pudiera verse perjudicado. Eso resultó perjudicial para nuestros esfuerzos contra Maduro», escribe Bolton.

El domingo, Axios citó al presidente Trump en una entrevista concedida en la Casa Blanca diciendo que el presidente Donald Trump estaba considerando la posibilidad de reunirse con el presidente venezolano Nicolás Maduro y ya no consideraba a Guaidó una referencia en Venezuela.

La respuesta de Maduro no se ha hecho esperar y se mostró dispuesto a «conversar respetuosamente» con Trump cuando «sea necesario y teniendo como base el respeto mutuo”.
En una declaración exclusiva del jefe de Estado venezolano a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) al ser consultado aseguró: “así como yo me reuní con (Joe) Biden (exvicepresidente de EEUU durante Barack Obama) y conversamos largamente y de manera respetuosa, cosa que quedó registrada en su momento, también en el momento que sea necesario estoy dispuesto a conversar respetuosamente con el presidente Donald Trump, de la misma manera que hablé con Biden, podría hablar con Trump”.

Los principales periódicos conservadores de EEUU, principalmente del estado de La Florida –donde están los contrarrevolucionarios cubanos y venezolanos- ,criticaron al presidente Trump por sus dichos y exigieron “aclarar” lo expresado.

Allegados a lo OEA afirman el gran “nerviosismo” que esto causó en la Organización, particularmente en su Secretario General, Luis Almagro.

Presidentes integrantes del Grupo de Lima también se contactaron inmediatamente ante la posibilidad de “quedar a la intemperie” con un cambio de “política” del imperialismo norteamericano para con Venezuela.

Ya Trump los tranquilizó. En su Twitter esta semana aclaró que estaba listo para hablar sobre la salida de Maduro de la presidencia. «Solo me reuniría con Maduro para discutir una cosa: ¡una salida pacífica del poder!».

Comentarios cerrados.