“La unidad salió fortalecida”

Abdala y el XIV Congreso del PIT-CNT: “Si vos salís con una orientación, promovés un esquema organizativo y además elegís una dirección por consenso, es un gran resultado”.

Culminó el XIV Congreso del PIT-CNT, que definió una estrategia, una política de alianzas, iniciativas organizativas y eligió una dirección. La unidad salió fortalecida. Los debates fueron intensos, pero las principales resoluciones contaron con amplio nivel de respaldo, la dirección se eligió por consenso.
EL POPULAR dialogó con Marcelo Abdala, secretario general de la UNTMRA y electo en el Congreso como nuevo presidente del PIT-CNT.

-Marcelo, el documento de Balance y Perspectiva aprobado por una amplia mayoría en el Congreso fija cuatro desafíos: establecer una orientación de lucha en el marco de la ofensiva del capital contra el trabajo; una política de alianzas y una propuesta programática para todo el pueblo laborioso; construir la organización necesaria para ello y la dirección que encabece el proceso. Analicemos el Congreso de acuerdo con estos desafíos. ¿Qué se definió en torno a orientación de lucha?
El Congreso traza una perspectiva histórica, cuyas proyecciones, inclusive, podrían trascender el período entre Congreso y Congreso. Se caracteriza el momento que vivimos como una contraofensiva global, continental y nacional, del capital contra el trabajo. Se hace una caracterización de clase de como el bloque del poder toma el timón del Estado para aplicar políticas que establecen un ajuste contra las grandes mayorías del pueblo laborioso. Y se establece un camino estratégico, que nunca tiene que ver con etapas cerradas o mecánicamente establecidas, pero que tiene sus diversas fases. En primer lugar, actuar en defensa de los derechos de las y los trabajadores, esto es el trabajo, la negociación colectiva, la seguridad social, la defensa de las empresas públicas, el esfuerzo para que el pueblo diga SI a derogar 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración, que será el centro de nuestra militancia en esta etapa inmediata. Es decir, se mira, de esta contraofensiva, los aspectos económicos y sociales, políticos, jurídicos y culturales, y se establece todo un esfuerzo del movimiento sindical de actuar en defensa de los trabajadores en un marco de unidad.
A su vez, en ese mismo proceso, no solamente por la convicción estratégica, sino por el método, por el tipo de trabajo militante que asume el movimiento sindical, se establece una prospección de tomar una contraofensiva programática. Es decir, de tomar la iniciativa, en algún punto del proceso de lucha, que permita pensar en un proceso. Que incluya el despliegue de una estrategia de desarrollo, que diversifique la matriz productiva, que expanda los derechos de modo de redistribuir ya no solo el ingreso si no la riqueza, generando condiciones de fundar una democracia nueva, que es la razón de ser de un camino nacional liberador junto a los pueblos de América Latina, intenso en integración regional, intenso en políticas públicas para el desarrollo y para los más desposeídos. Esto, es, en sí mismo, un programa, es una política de alianzas y es una forma de tránsito, en la prospección que desarrolla el movimiento sindical. Por tanto, sin esquemas, fase defensiva, iniciativa programática e iniciativa histórica. En el horizonte de una estrategia de este tipo está la forma de tránsito hacia una sociedad sin explotados ni explotadores.

-¿Cuáles fueron las definiciones principales en torno a arco de alianzas y una propuesta programática para todo el pueblo?
En esa perspectiva estratégica se definió que de un lado está el bloque de poder: los que se benefician con la dependencia, capitaneados hoy por los sectores vinculados al capital financiero y los agronegocios; las trasnacionales; la elite tecno burocrática que dirige empresas, aparato del Estado; la coalición de gobierno; los andamiajes represivos del Estado; la propiedad y la gestión de los grandes medios de comunicación. Y, del otro lado, está la inmensa mayoría del pueblo uruguayo sin exclusiones, que objetivamente no le va bien con este orden de cosas, pero que subjetivamente requiere nuclearse, organizarse y participar en un gran Congreso del Pueblo, que es la apuesta central de todo este camino, de modo de re tomar la iniciativa. Esta es una estrategia que tuvo un amplísimo respaldo. Había tres documentos, se promovió un debate fermental, no se trataba de adoptar una decisión administrativa, como criterio de transformación de la conciencia, de educación ideológica, se promovió el debate sobre la cuestión estratégica. El documento que se aprobó, que ahora es la orientación del PIT-CNT, fue votado por más del 60% de los delegados presentes. Además, otros aspectos importantes de la estrategia, más particularizados, tuvieron un respaldo por arriba del 85% y en muchos casos se aprobaron por unanimidad. Ahora hay una biblia para el movimiento sindical que es la resolución del Congreso. Todos podemos tener nuestros debates, aquí se construye a diario unidad sin exclusiones, pero el Congreso habló, y ahora hay que implementar lo que se resolvió.

-Uno de los centros del debate, para el balance y para el futuro, era si se consideraba al movimiento sindical como parte de un bloque histórico, político y social, o primaba una visión más exclusivista del movimiento sindical. ¿Eso también se saldó en este debate?
De hecho, sí. Algunos compañeros cuestionaban esa visión que abreva del fondo de la historia del movimiento obrero: el solo de la clase obrera es canto fúnebre. Porque en definitiva si uno analiza como están paradas, objetivamente, las clases, las fracciones de clases, los sectores; la inmensa mayoría de la población está, objetivamente, desprotegida, dañada, por la restauración conservadora. Esos sectores; con un largo acumulado histórico, con una ingeniería estratégica que trasciende al movimiento sindical, es del movimiento obrero, incluyo en el concepto movimiento obrero no solamente la forma por excelencia de organización social de los trabajadores sino también sus formas de organización productiva, cultural, política e ideológica; esos sectores tienen representaciones sociales y representaciones políticas. Desde la perspectiva del movimiento obrero, la unidad sin exclusiones se expresa también en ese concepto. Hay un bloque histórico potencial, obvio que hay que armarlo y organizarlo, desplegar su acción, salir a la calle, hablar con los vecinos, avanzar en lo que se retrocedió, reconectar el conjunto de las organizaciones populares y cada uno en su rol.
Nosotros polemizábamos con quienes como falsa contradicción con una línea de alianzas amplias establecían el concepto de independencia de clase. Sostuvimos y sostenemos que para nosotros el concepto de independencia de clase es todo lo contrario al apoliticismo. Es tratar de que la clase trabajadora transforme su conciencia, de una clase explotada, que se ve obligada a vender su capacidad de trabajo a cambio de un salario, a una clase que tiene conciencia de su misión histórica. Para eso, deben tenerse en cuenta todas las determinantes, económicas, políticas, ideológicas y culturales que hacen a la acumulación de fuerzas. Esa discusión se saldó con un respaldo de por arriba del 60% de las y los congresales. Este Congreso fue, simultáneamente, de debate fermental, de lucha ideológica, en el mejor sentido de la palabra y de unidad. Eso fue lo mejor del Congreso.

-Destacas el tema de la unidad. ¿Cuál es el valor de la unidad del movimiento sindical y de su recreación en este Congreso?
Con independencia de que en la mayoría de los países del mundo esto no se practica de esta manera, para la clase trabajadora la unidad es una razón de ser. Es un objetivo estratégico porque es el ABC de conquistar posiciones que al menos igualen las condiciones del antagonismo con el capital. El movimiento sindical no se mueve en la esfera del mercado de trabajo, allí el trabajador está solo. El sindicato es la unión libre y voluntaria de las y los trabajadores para la defensa integral de su interés de clase. En el lugar de trabajo el trabajador va a la unidad como la planta va al sol; en la rama de actividad, se da en función de un diálogo complejo, entre el movimiento obrero y la institucionalidad de la negociación colectiva; y la unidad general de toda la clase, para nosotros es una conquista estratégica. En primer lugar, es una necesidad, si no tenemos unidad peleamos en peores condiciones, pero además es una conquista estratégica que hay que reproducir a diario, desde el punto de vista de la organización de las condiciones para un cambio positivo a favor de nuestro pueblo.
Fue un Congreso del cual la unidad salió más fortalecida, en tanto y en cuanto sus decisiones no se adoptaron de modo administrativo, si no que hubo debate, creo que queda más sólidamente instalada la unidad del conjunto del movimiento sindical, del PIT-CNT, pero potencialmente también del diálogo con otros sectores que hacen parte de la necesidad de la misma acumulación. Vayamos ahora al tercer desafío, el de la organización necesaria para llevar adelante estos objetivos: ¿Cuáles son los centros planteados en términos organizativos por el Congreso?
Primero que nada, fortalecer la participación de los trabajadores en su herramienta de clase. Esto tiene que ver con mejorar las formas de participación de las trabajadoras y los trabajadores en las filiales; con una campaña de sindicalización; con perfeccionar el sistema de direcciones de la central; la articulación entre los Plenarios Departamentales y la Mesa Representativa; con montar en el Área Metropolitana y en otros departamentos, Mesas Zonales que sean espacio de solidaridad, de apoyo recíproco y de potenciar el trabajo; montar la mesa de Montevideo; hacer que funcionen los frentes. Lo que se requiere es un movimiento sindical de una calidad superior, para los desafíos que se plantea el Congreso.
Para poner un ejemplo, si nosotros tenemos que dialogar con tres millones de compatriotas para que digan si a la derogación de 135 artículos de la LUC, ¿no será posible que las acciones que despliega el movimiento sindical en ese marco en todo el país también sirvan para organizar trabajadores?
Es decir, planificar para que esta movida nos deje un saldo mayor de organización de los trabajadores. Ni que hablar de los Consejos de Salario. La conquista más importante de los Consejos de Salario no es el ajuste salarial, que después se te va como arena entre los dedos cuando sube la inflación, si no un nivel mayor de organización de los trabajadores.
En materia de fortalecimiento de la organización, surge ese desafío central, llenar de trabajadoras y trabajadores el movimiento sindical.

-Para lo último dejamos lo que más comentarios generó, la elección de la dirección. Luego de varios Congresos en que la dirección se elegía por listas, en este se volvió a elegir por consenso. ¿Qué implica esto?
La dirección se puede elegir con dos métodos, si no se llega a un acuerdo en la Comisión de Candidatos en torno a la cantidad de sindicatos para integrar la Mesa Representativa, siempre está la posibilidad de que la gente se encuadre en distintas listas, se establezca el número de la Mesa y también del Secretariado y cada lista tiene sus participantes en proporción a los votos que tenga. Nosotros siempre hacemos un esfuerzo, que a veces pueda aparecer como desmedido, para lograr consenso. Hay gente vinculada a la prensa o inclusive algún actor sindical, que en las postrimerías del Congreso hacen una cuenta sumamente superficial de la composición de la Mesa Representativa, en función de la cantidad de sindicatos y de cual fue el planteo original. La que salió del Congreso es una dirección más amplia que la que había, pero se mantienen las proporciones. En definitiva, el resultado proporcional de esta configuración no hubiera sido demasiada distinta si hubiera habido elección por voto secreto y listas.
Sin embargo, yo creo que el malestar de los sectores de la derecha y algunos actores que han ubicado en comentaristas del Congreso, es que ese final hizo un Congreso prácticamente redondito y de ricota.
Si vos salís con una orientación, promovés un esquema organizativo y además elegís una dirección por consenso, obviamente que la mayoría siempre es la que tiene que hacer los mayores esfuerzos para que ese consenso se produzca, pero la verdad que es un gran resultado, estamos muy contentos.
Hay una Mesa Representativa, va a tener su plan de funcionamiento, hay un secretariado amplio, ahora hay que establecer un método para trabajar en esa dirección de modo que sea una dirección eficaz para llevar a la práctica las resoluciones del Congreso.

-Hasta ahora venías desempeñándote como secretario general del PIT-CNT, ahora sos el presidente, desde D´Elia el primer presidente proveniente de la actividad privada, no de un gremio de trabajadores del Estado: ¿Qué significa esto personalmente?
Ante lo de la presidencia, expresar dos cosas que son la cara de una misma moneda. Nunca tuve que desarrollar una militancia especial para desempeñar ninguna responsabilidad, cuando se dio fue porque las compañeras y los compañeros de los que se trataba me la asignaron. Esto es por la positiva. El finado Gallego García, secretario de Organización de la UNTMRA, me decía que si alguien quiere mucho una responsabilidad mejor no dársela porque algo no está bien. En realidad, todo el mundo declaró sobre la cuestión de la presidencia en la previa del Congreso menos yo.
Lo que me pasó a mi es, además de una enorme alegría, sentido de agradecimiento, el altísimo honor que implica es un gran sentido de la responsabilidad. Yo estoy dispuesto a trabajar colectivamente con todas las compañeras y los compañeros, no se trata de ubicarse uno como protagonista sino como custodio de la unidad de la unidad de la central, lo que es una altísima responsabilidad. Esperamos estar a la altura.


La nueva dirección y las votaciones claves

En el XIV Congreso del PIT-CNT, culminado este sábado 6 de noviembre, y realizado con la consigna “Una clase una perspectiva”, se votó a Marcelo Abdala, de la UNTMRA, como presidente de la central; a Joselo López, de COFE, vicepresidente y a Elbia Pereira, de FUM-TEP, secretaria general. El Secretariado Ejecutivo quedó conformado por los siguientes gremios, que actuarán con un sistema de titulares y alternos: UNTMRA (metalúrgicos), FUS (salud privada), SUNCA (construcción), SUA (vestimenta), FTIL (industria láctea), SUTEL (ANTEL), AEBU (bancarios), FUECYS (comercio y servicios), UNOTT (transporte), FUM-TEP (magisterio), SIFPOM (policial), FENAPES (secundaria), COFE (administración central), ADEOM (municipales de Montevideo), FOEB (bebida), AFUTU (UTU), SUGHU (gastronómicos), AFPU (postales), SINTEP (enseñanza privada), AUTE (UTE), SUPRA (puerto), FANCAP (ANCAP). La Mesa Representativa quedó conformada por 48 sindicatos.
En una de las discusiones centrales se aprobó el documento de Balance y Perspectiva presentado por el SUNCA, la FUS, AEBU, la UNTMRA, FUM-TEP, FUECYS, SUTEL, entre otros, por 689 votos, un poco más del 60% del Congreso; el documento presentado por COFE y ADEOM, entre otros, tuvo 280 votos, el 22% del Congreso y el documento presentado por AUTE, SINTEP, Correo, y Gastronómicos, entre otros, tuvo 192 votos, aproximadamente un 17%.
El documento de perspectiva, aprobado por el Congreso, dice en su parte introductoria: “El Congreso del PIT-CNT es el ámbito supremo del movimiento sindical, la clase trabajadora organizada tiene el gran desafío de establecer una orientación de lucha en defensa de los intereses inmediatos e históricos de nuestra clase, en épocas de contraofensiva del capital contra el trabajo a escala universal, definir el arco de alianzas y el programa de las grandes mayorías del pueblo laborioso, montar la organización capaz de llevar a la práctica dicha estrategia de lucha y construir la dirección que encabece la conducción de todo el proceso de acción hasta el XV congreso”.
También se aprobaron múltiples resoluciones, sobre Seguridad Social, sobre DDHH e Impunidad, sobre las elecciones en el BPS, etc.; muchas de ellas con un altísimo nivel de consenso.

Gabriel Mazzarovich

NOTAS RELACIONADAS:

Abdala: “El Congreso trazó una perspectiva para retomar la ofensiva programática”: https://elpopular.uy/abdala-el-congreso-trazo-una-perspectiva-para-retomar-la-ofensiva-programatica/

Elegida nueva dirección del PIT-CNThttps://elpopular.uy/elegida-nueva-direccion-del-pit-cnt/

Resolución del XIV Congreso del PIT-CNT sobre la reforma de la Seguridad Social: https://elpopular.uy/resolucion-del-xiv-congreso-del-pit-cnt-sobre-la-reforma-de-la-seguridad-social/

Congreso PIT-CNT: Comenzó una instancia fundamental para la democracia uruguaya VIDEO: https://elpopular.uy/congreso-pit-cnt-comenzo-una-instancia-fundamental-para-la-democracia-uruguaya/

PIT-CNT: “Un congreso de unidad y perspectiva”: https://elpopular.uy/pit-cnt-un-congreso-de-unidad-y-perspectiva/

EL POPULAR en la calle: Daniel Diverio sobre el Congreso del PIT-CNT: https://elpopular.uy/el-popular-en-la-calle-daniel-diverio-sobre-el-congreso-del-pit-cnt/

Una alternativa al país del ajuste de las clases dominantes”: https://elpopular.uy/una-alternativa-al-pais-del-ajuste-de-las-clases-dominantes/

Una perspectiva para todo el pueblohttps://elpopular.uy/una-perspectiva-para-todo-el-pueblo/

EL POPULAR en la calle con el Sindicato de la Química: https://elpopular.uy/el-popular-en-la-calle/

EL POPULAR en la calle: Entrevista a Alejandra Otero de la Federación de Paraestatales: https://elpopular.uy/el-popular-en-la-calle-entrevista-a-alejandra-otero-de-la-federacion-de-paraestatales/

José Olivera en EL POPULAR en la calle: https://elpopular.uy/jose-olivera-en-el-popular-en-la-calle/

Gabriel Molina en EL POPULAR en la calle: https://elpopular.uy/gabriel-molina-en-el-popular-en-la-calle/

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas